La última portada de la revista GQ está para colección. En ella aparece la cantante Katy Perry rugiendo sensualidad e inflando el pecho para lucir su manufactura ciento por ciento natural, ante el lente de la fotógrafa Peggy Sirota

En las páginas interiores, la estrella pop, habla de diversos tópicos, entre los que destacan tres:

1. La perdida de la virginidad. Perry relata que su primera vez fue apenas a los 16 años. “En el asiento delantero de un Volvo Sedan, mientras escuchaba el álbum Grace de Jeff Buckley”

2. Oraba para tener pechos grandes. “Me recostaba en mi espalda en las noches y miraba hacia mis pies. Decía, Dios, me harías el favor de tener los pechos tan grandes que no pueda ver mis pies mientras estoy recostada”. Ahí tienen, incrédulos. Él escucha las plegarias.

3. ¿Estamos solos? “Veo todo desde un lente espiritual, creo en un montón en la astrología, creó en extraterrestres… Miro a las estrellas e imagino: ¿Cuán auto importante pensamos que somos para ser la única forma de vida? O sea, mi relación con Obama mejora, le voy a preguntar eso. Por ahora no ha sido apropiado”

La entrevista completa puedes verla en GQ. Lo mismo que la sesión de fotos que hizo para la revista.

katy perryfoto vía GQ (fair use)