Los famosos también sufren y esta vez le tocó a Dwayne Johnson, La Roca.

El rudo actor informó a sus seguidores que tuvo la difícil misión de sacrificar a una de sus mascotas: Brutus, un bulldog francés que había llegado a su familia recién a comienzos de septiembre.

Una foto publicada por therock (@therock) el

“Otro recordatorio de que debemos vivir y amar tanto como podemos hoy, porque el mañana nunca está garantizado”, escribió Johnson antes de narrar cómo llevaron a Brutus “al cielo de los cachorritos”. ¿La historia?

“Como todos los perros, comió unos hongos mientras jugaba con su hermano Hobbs. El hongo resultó tener una toxina letal que en horas destruyó su hígado y su sistema inmune a un punto de no retorno. Recomiendo a todos que revisen sus patios, parques o cualquier lugar donde sus perros jueguen. Lo que parece inocente puede ser mortal”

Johnson agradeció a los veterinarios que atendieron a su perro y agregó los hashtags #RIPBrutus y #WishICouldveSavedYouOneMoreTime, en referencia a las dos ocasiones anteriores en que Brutus estuvo en peligro.

 Cuando apenas los recibió en su familia, Brutus y Hobbs saltaron a la piscina que tiene La Roca en su casa. Los canes no lo hicieron muy bien en el agua y el actor tuvo que meterse a rescatarlos (foto central). Un par de días después, el pobre de Brutus tuvo que ser llevado de emergencia al veterinario por una infección que lo dejó en estado de “pequeño zombie”. En ese entonces, Johnson también posteó una foto deseando su recuperación: “Pronto estará luchando, mordiendo mis manos y meando felizmente en mis zapatillas Jordan”.

 

Una foto publicada por therock (@therock) el