Es el fin de una era: Brad Pitt y Angelina Jolie (Brangelina para lo entendidos de los espectáculos) acaban de anunciar su divorcio.

La pareja se casó hace dos años, pero la relación se extendió por doce, transformándose en un ícono de las primeras dos décadas del siglo XXI. Ambos actores se conocieron en el set de filmación de El señor y la señora Smith, cuando Pitt era esposo de Jennifer Aniston.

¿Qué los llevó a la separación? En internet circulan cuatro hipótesis:

I. Gwyneth Paltrow. Rumores de que Pitt habría reconectado con Paltrow, actriz con quien tuvo una relación durante mediados de los años 90.

II. Marion Cotillard. Otro rumor asociado a una supuesta infidelidad. Pitt y Cotillard se conocieron en la película “Allied” y las malas lenguas dicen que Jolie contrató a un investigador privado que develó la cercanía Pitt-Cotillard, además de una cierta promiscuidad de Pitt con prostitutas rusas.

III. Marihuana y alcohol. Según TMZ, Jolie estaba preocupada por los abusos de alcohol y marihuana de Pitt, así como crisis de ira. Esto habría estado afectando la relación del actor con sus hijos (tienen 6), por lo que Jolie habría cortado por lo sano.

IV. Ambiciones políticas. Otra arista es que Jolie quiere centrarse en una carrera política en Inglaterra y que habría sugerido la venta de una propiedad de Pitt en Francia, a lo cual Brad se niega. Esto, al parecer, habría creado tensiones y diferencias irreconciliables.

¿Cuál será verdad? Para serles honestos, nos importa un bledo. Vergüenza debería darles estar leyendo esto.