Los usamos todos los días. Están omnipresentes en nuestro mundo digital y, aunque en exceso son realmente molestos, los emojis son igual que una mala palabra (o chuchada, si me permiten el chilenismo): bien puestos en una frase u oración, son irreemplazables. Tanto así, que para el diccionario de Oxford fue precisamente un emoticón la palabra del año 2015: la cara con lágrimas de goce.

Gavin Lucas, co-fundador de la agencia de ilustraciones londinense Outline Artists, conoce de cerca la potencia de estas figuritas que encontramos en los sistemas de mensajería, en las aplicaciones de redes sociales y, últimamente, hasta como almohadas. Los viene usando desde el 2010 o 2011 cuando descargó una aplicación que permitía incorporar un teclado de emojis y usarlos en los mensajes.

“Recuerdo haberlo hecho porque sentía que era absolutamente imperativo que estuviera posibilitado de enviar pequeñas imágenes de hamburguesas, pintas de cerveza y pequeños montones de caca en los mensajes de texto e emails”, comentó en su oportunidad a la revista online CoolHunting.

Screen+Shot+2016-02-16+at+18.51.21

Dado su interés con las tipografías, letras con dibujos e imágenes de clipart, Lucas empezó a ver los emojis como una extensión o fusión de todas esas cosas que le gustaban y decidió crear un libro. Uno cuyo punto principal fue documentar la génesis y evolución de estos dibujitos desde su nacimiento hasta la fecha “antes de que la historia se haga más complicada o que el poder de los emojis, como ahora lo conocemos, se diluya”.

“The Story of Emoji” es, en ese sentido, un completo resumen que cuenta la historia detrás de cada una de las figuritas que conocemos y usamos a diario. Pero además, fue una invitación de Gavin Lucas para que una serie de artistas ilustradores crearan sus propios emojis para incluirlos en el texto. “Mi favorito es el de los dedos cruzados, que envió David Henckel. Por qué no está aún esa figura en el set estandar me parece completamente loco”, añadió.

large_gavin-lucas-story-emoji-book-5

El libro, que además contiene instalaciones de emojis en fotografías de la vida cotidiana, puede ser comprado en Amazon por £14. Llegará a Estados Unidos en abril de 2016.