Si alguien anda en busca de la belleza, aquí un atajo: la música que nace de los acordes de B.B. King.

El maestro blusero murió este viernes a los 89 años dejando una leyenda inconmensurable. Sus manos y sus guitarras -en especial Lucille- son de las más gloriosas que pasaron por la superficie de la Tierra.

A modo de réquiem, los dejamos con cinco hechos elementales sobre su vida.

1 ¿Por qué B. B. King?

B.B. King nació en un campo de algodón en Mississippi con el nombre de Riley B. King. De chiquito quedó embrujado por el sonido de la guitarra y apenas pudo se puso un nombre artístico, el de “Beale Street Blues Boy”, eventualmente se acortó a “Blues Boy” y en menos de lo que dura la dignidad en un viernes se redujo a “B.B.”.

2 Su amor por las mujeres

¿Quién podría culparlo, ¿no? B.B. King estuvo casado dos veces, la última hasta 1966. Se dice que tiene 15 hijos. Esa devoción por las chicas la descubrió temprano, por eso decidió cantar blues en vez de gospel. Alguna vez dijo:

“Si no hubiera mujeres, no quería estar en este planeta. Mujeres, amigos y música, sin esos tres, no querría estar aquí”

3 Lucille

El rey tocó con varias guitarras, pero generalmente es asociado a la marca Gibson. Su compañera más famosa, “Lucille”. ¿Por qué bautizó su instrumento con ese nombre? Hace muchos años, luego de una actuación dos tipos se pelearon en el local en que actuaba. La pelea generó un incendio y B.B. King había olvidado su guitarra al interior del recinto. Intentó rescatarla y casi pierde la vida. Luego supo que los tipos habían peleado por una chica llamada Lucille.

4 Sus manos

B.B. King las cuidaba como un tesoro. “Soy más cuidadoso de mis manos que de lo que como o cualquier otra cosa, porque han sido mi vida. Mis manos me han ayudado a aprender. Mis manos me han llevado alrededor del mundo. Así que estoy muy orgullosos de ellas”, le contó una vez a Esquire, donde agregó:

“Vigilo donde estas van, mi amigo. Si no estoy mirando, no pongo mis manos ahí. Incluso -¿tienes buen sentido del humor?-, incluso no las pongo entre las piernas de una chica”

5 Su legado

El blues y el rock le deben una hasta la eternidad. Ni los grammy, ni los salones de la fama, ni la aparición en los rankings como uno de los mejores guitarristas de la historia son suficientes para contener tanta grandeza. El adiós de B.B. King es el adiós de una leyenda.