Suzuka Nakamoto como Su-metal, Yui Mizuno como Yuimetal y Moa Kikuchi como Moametal. Juntas forman Babymetal, una banda musical japonesa que mezcla lo más extremo del rock con lo más desechable del pop.

Babymetal no es un grupo nuevo, sin embargo, su ascenso meteórico durante el último año tiene divido al mundo del metal. Mientras sus videos superan con facilidad los 10 millones de reproducciones en YouTube (50 millones para el hit Gimme Chocolate!), gracias al impacto de su kawaii metal (metal tierno), sus bailes al estilo J-Pop y la vigilia del Dios Zorro, las chascas más puristas del rock extremo andan con náuseas y se pelean los baldes para vomitar.

Sentarse a escuchar Babymetal es una experiencia surrealista. El martilleo de su batería es incesante y luego… esas tres voces angelicales a uno lo dejan con cara de WTF.

Y siempre al quedar offside, lo más fácil es criticar. En ese contexto, Babymetal se ha vuelto un blanco a la mano, una banda a la que se suele tratar como algo exótico por quienes dominan la industria, en este caso la cultura blanca masculina que rige occidente. Por cierto, ser mujeres en un mundo lleno de testosterona tampoco hace favor a la causa.

Sin embargo, el trío de chicas fanáticas de Iron Maiden, poco a poco, empieza a conquistar corazones y a sumar a grandes del metal entre sus padrinos, como es el caso de Alice Cooper (en la foto) o Rob Zombie, quien incluso las defendió de los haters y trolls de internet.

BabyMetal Alice Cooper

Hace unos días, Zombie subió una foto con las chicas de Babymetal, quienes se encuentran de gira llenando estadios en Estados Unidos. No fueron pocos los que pusieron en duda los gustos musicales del metalero, quien no demoró ni un segundo en taparles la boca.

“Estas tres chicas tienen más energía que el 90 por ciento de las bandas con que tocamos”, dijo Zombie.

Y basta ver las imágenes de cualquier concierto en YouTube para ver que Su-metal, Yuimetal y Moametal son una explosión arriba del escenario. Probablemente no será una banda para escuchar todos los días, pero si alguna vez Babymetal pasa por Latinoamérica, cuéntenos dentro de ese concierto.