Amamos la ciencia, pero ¿es necesaria para demostrar cuestiones indudables?

Esto viene del último estudio para comprobar que la voz de Freddie Mercury es absolutamente mágica. La pregunta de cajón: ¿quién, en su sano juicio, podría negar este hecho irrefutable? Basta escuchar al fallecido vocalista de Queen para darse cuenta que su registro es especial, de esos que paran los pelos. Basta escucharte a ti mismo intentando -desastrosamente- entonar “Bohemian Rhapsody” (puedes oírla mientras lees esto) para entender que solamente alguien único es capaz de lograrlo.

Pero el estudio ya está ahí, hecho por científicos austríacos y checos, quienes lo publicaron en el jornal “Logopedics Phoniatrics Vocology”. La investigación constó del análisis de la obra de Freddie Mercury como parte de Queen y también en sus aventuras como solista. También se recurrió a un cantante de registro similar a quien se le introdujo una pequeña cámara de alta velocidad para capturar el movimiento de su laringe.

¿Los resultados? Freddie Mercury habría tenido una voz de barítono, pero cantaba como tenor, mientras que el vibrato de sus cuerdas vocales era superior a las de un cantante de ópera, gracias a un fenómeno denominado vibración subarmónica. En números: un vibrato promedio va entre los 5.4 Hz y los 6.9 Hz; el de Mercury llegaba a los 7.04 Hz.

¿Pueden adivinar la conclusión del estudio? Obvio: que la voz de Freddie Mercury es malditamente grandiosa e increíble. Como si hubiese que hacer una investigación para descubrirlo.