¿Cuándo murió el rock? Cuando dejaron de producirlo las clases populares, cuando los hipsters le pusieron el apellido indie, cuando los mismos hipsters reemplazaron las chaquetas de cuero por camisas a cuadros y los jeans por chinos. Básicamente, cuando dejó de ser rebelde.

Pero aquí, en el purgatorio en que vivimos, igual hay un par de cosas que vale la pena reconocer: la onda de Alex Turner, vocalista de Arctic Monkeys, y que OK Go, te gusten o no, tienen unos videoclip de puta madre.

El último ejemplo es el clip que acompaña la canción The one moment, una secuencia de apenas 4,2 segundos, extendida a 4 minutos y 12 segundos, gracias a la infinita magia del slow motion o cámara lenta. La canción desearías que durara esos 4,2 segundos, pero vale la pena echarle una mirada. Por último, le bajas el volumen.

Ciertamente, no es el único ejemplo de creatividad visual de OK Go. Hace poco también hicieron un coreográfico videoclip en gravedad cero para Upside down & Inside out.

En el pasado, en tanto, destacamos This too shall pass en una máquina de Rude Goldberg, un video que tomó más de 80 intentos…

… y esta especie de Stomp sobre un vehículo para Needing / Getting.

Para el final, uno de sus primeros hit, Here it goes again, sobre unas trotadoras.

Al final, el purgatorio no es tan malo.