Para muchos, la década de los 80 no se terminó el 1 de enero de 1990. Varios de ellos creen que hay que marcar el final de la década el 11 de enero de 1992.

Ese fue el día donde Michael Jackson debió ceder el primer lugar en la lista Billboard a una banda proveniente de la lluviosa ciudad de Aberdeen, en el Estado de Washington. Premunidos de un sencillo potente, distinto a todo lo que se escuchaba en esos momentos, Nirvana dejaba definitivamente su etapa underground gracias a su disco “Nevermind” y su música empezaba a ser parte de un nuevo mainstream al que el mundo llamó, para bien o para mal, con una extraña palabra: grunge.

Han pasado muchos años, pero “Nevermind” sigue siendo un disco vital para entender los últimos 20 años del rock. Y a pocos días del lanzamiento en Chile del primer documental autorizado de Kurt Cobain, “Montage Of Heck”, la Austin Modern Rocks Gallery dio a conocer una serie de fotografías tomadas por el fotógrafo Kirk Weddle, especialista en tomas acuáticas.

Las imágenes fueron captadas el 28 de octubre de 1991 en una piscina de Los Ángeles, poco más de un mes después del lanzamiento de “Nevermind” y fueron hechas precisamente para la promoción del disco. Sin embargo, muchas de ellas jamás habían sido vistas ya que el fotógrafo “las tenía apiladas en un closet, desorganizadas”, según comentó.

De acuerdo al fotógrafo, el grupo hizo la sesión en medio de sus tocatas en la costa oeste. A ninguno de la banda le hizo gracia tener que estar en pie a las 10:00 de la mañana, con el frío que hacía afuera, pero a pesar de todo el resultado fue bastante bueno.

Las fotos están siendo vendidas desde US$ 360 por la galería y puedes comprarlas aquí. Se incluye como bonus una toma del famoso bebé que ilustró la portada del exitoso disco de la banda.