El planeta rock, en especial las tierras del metal, lanzan riffs llenos de tristeza para despedirse de Lemmy Kilmister, líder de la banda Motörhead. El carismático frontman falleció a los 70 años, luego de una corta batalla contra el cáncer.

La noticia fue dada a conocer por el animador de radio y TV, Eddie Trunk, a través de Twitter, y confirmada por el legendario Ozzy Osbourne, amigo cercano a Lemmy

La cuenta de Facebook de la banda Motörhead posteó luego un emotivo adiós:

No hay una manera fácil para decir esto… nuestro poderoso, noble amigo Lemmy ha muerto hoy tras una corta batalla contra un cáncer agresivo. Supo de la enfermedad el 26 de diciembre, y estaba en casa, sentado frente a su videojuego favorito de Rainbow, con su familia. No podemos comenzar a expresar nuestra sorpresa y tristeza, no hay palabras. Diremos más en los próximos días, pero por ahora, por favor, pongan Motörhead a todo volumen”

LEYENDA DEL METAL

Ian Fraser Kilmister, Lemmy para su legión de fanáticos, nació el 24 de diciembre de 1945 y  se enamoró de la música después de ver a The Beatles en vivo. Tocó la guitarra en varios grupos, sirvió de asistente en un tour de Jimmy Hendrix, pero su carrera no despegó hasta 1972, cuando se unió al grupo de rock espacial Hawkwind.

En 1975, sin embargo, formó la banda Motörhead, la cual se convirtió en uno de los referente máximos en la historia del heavy metal. ¿Su éxito más aclamado? “Ace of Spades”.

Como cualquier estrella de rock, Lemmy Kilmister mantuvo una estrecha relación con el sexo, las drogas y el alcohol. El tipo decía que desde los 30 años siempre se tomó una botella de Jack Daniel’s al día, aunque últimamente, por problemas de salud, la había reemplazado por vodka. Las anfetaminas también eran parte de su dieta.

Esos problemas de salud comenzaron a hacer constantes apariciones, obligando a suspender varios tours de Motörhead. Además de una diabetes, en 2013 sufrió de un hematoma que requirió la implantación de un desfibrilador para regular los latidos de su corazón. Pese a ello, seguía firme en los escenarios. En 2014, le dijo a The Guardian,

“Aparentemente soy indestructible… Mientras pueda caminar unas pocas yardas en el escenario sin un bastón seguiré tocando. Incluso si tengo que usar uno”

Las preguntas sobre su salud, sin embargo, siguieron siendo parte de su ecosistema. De hecho, en su última entrevista dada a Classic Rock el pasado 6 de diciembre, Lemmy Kilmister respondió

“Estoy enfermo con la maldita pregunta de ¿te vas a morir? Está pasada de moda. Estoy bien. Salgo y estoy dando lo mejor. Tengo buenos días y malos días, pero la mayoría del tiempo lo estoy haciendo bien…¿La muerte? La muerte es inevitable, ¿cierto? Te preocupas más de ella cuando llegas a mi edad. Yo no me preocupo. Estoy listo. Cuando me vaya, me quiero ir haciendo lo que hago mejor. Si muero mañana, no me puedo quejar. Todo ha sido muy bueno