A la luz de los eventos posteriores, uno de los momentos más icónicos de 1993 es la grabación del MTV Unplugged de Nirvana. La banda de Seattle se desenchufó para darle un toque más acústico a sus canciones, liderados por Kurt Cobain, quien vestía un sweater o cardigan bien holgado, no muy bien mantenido. Ese tipo de prenda que parece una manda.

Bueno, ese mismo sweater, de “color verde vintage”, mezcla de acrílico, angora y lycra acaba de ser rematado por la casa de subastas Julien’s. ¿El precio pagado? 137.500 dólares. En chileno: casi 100 millones de pesos.

El chaleco de Kobain, además del tiempo, tiene uno de sus cinco botones perdidos, un hoyo producto de una quemadura, una gran mancha en el bolsillo derecho (se presume que es barro) y probablemente olor a espíritu joven (?).