Si hay dos cosas que mezclan bien son un buen trago y un buen disco. A la hora de relajarse, de sacarse del cuerpo y mente un pesado día laboral, no hay nada mejor que colocar un vinilo en el tornamesas, sentarse en tu sillón favorito con una cerveza o un cocktail y no volver a pararse hasta que haya que cambiar el lado.

Hay algo mágico en esos “crips” y “pops” que se escuchan entre canción y canción que logra relajar hasta el más tenso.

Pero hay algo aún mejor que eso, porque ya no necesitas ir a una tienda de discos para tener material qué poner bajo la aguja. Ahora, tus acetatos pueden llegar directo a tu casa gracias a Vinyl Me, Please: un servicio de suscripción que tocará la puerta con los pies y que traerá en sus manos una selección especial de discos de vinilo.

Cada uno de los álbumes vendrá en formato de 12″ con una portada especial en 12 pulgadas y una receta de cocktail que le viene perfecto al disco que vas a escuchar. Pero además, los discos son impresos exclusivamente para el servicio, por lo cual vienen en colores especiales, con librillos que contienen las letras de las canciones y algunos insertos para los fanáticos.

Por supuesto, también incorporan ofertas especiales en productos relacionados con el mundo del vinilo, descargas exclusivas y ofertas en discos sólo para los miembros.

El servicio tiene una suscripción básica anual equivalente a US$ 23 mensuales si tienes una dirección en Estados Unidos o equivalente a de US$ 33 mensuales si estás fuera de las fronteras estadounidenses. Puedes inscribirte en el sitio oficial del servicio.