A los 13 o a los 49 años, cualquiera sea el estado civil confesable, uno puede estrellarse con el amor encarnado en una mujer que te quita el sueño, la cordura y un par de cosas más. Pero claro, aquella pasión se entremezcla con el paralizante miedo al rechazo que tantas veces nos ha llevado a estar rondando a alguien más de lo digno y lo suficiente.

Aunque suene más fácil decirlo que hacerlo, simplemente hay que dar el paso y jugársela. Y si te falta coraje e inspiración, el cine está lleno de estos héroes que se la han jugado por el amor de una mujer.

En XY queremos ayudarte a tomar valor y traemos para ti estas cinco películas que debes ver para inspirarte, envalentonarte y dar el paso de decírselo. Satisfacción garantizada.

 

Can’t buy me love

patrickdempsey

Ronald, a punto de hacer el negocio de su vida.

Un joven Ronald Miller (Patrick Dempsey, cuando no revolucionaba las hormonas) ha juntado dinero religiosamente para comprar un carísimo telescopio, pero carga con el estigma de ser un nerd y está aburrido de eso: quiere ser popular y cool. Cindy Mancini, la chica-popular-de-la-escuela (Amanda Peterson), acaba de arruinar con vino un jersey de su madre que tomó sin permiso y no tiene dinero para comprarlo. Necesitada de dinero para reponer la ropa de su madre, acepta la osada oferta de Ronnie de simular ser su novia. Él sabe que salir durante un mes con la líder de las porristas es el fast-track para la popularidad y Cindy debe aceptar de mala gana.

Pero claro… no todo en la vida es blanco y negro. Resulta que Ronnie no es tan tonto ni aburrido, sino que es un conocedor de la astronomía (¿en serio piensan que es romántico, chicas?) y Cindy escribe poemas de amor que no había mostrado a nadie… hasta ahora…

Lo que sigue es una serie de enredos que evolucionan en una Cindy que se enamoró de forma imprevista de la verdadera personalidad de Ronald y en un Ronnie muy popular, pero totalmente patético, perdido en su propio sueño.

Disponible en Youtube y en su Tracker amigo

Sigue a la página 2 para ver – “The art of getting by