El actor Jared Leto es conocido por someterse al sistema Stanislavski para encarnar sus roles en el cine. O sea, se sumerge en los personajes de una manera tan profunda que mientras dura la filmación está en su piel todo el tiempo, sea dentro o fuera del set.

Suena extremo, pero el método le ha dado más de un rédito de parte de la crítica. Por lo mismo, no es extraño que en Blade Runner 2049 haya seguido el camino al pie de la letra. En este caso, para actuar como un villano ciego. ¿Qué hizo específicamente?

Les contamos aquí, en las x veces en que Jared Leto usó el sistema Stanislavski en sus roles para el cine:

1. BLADE RUNNER (2049)

En la película que se estrena este año, Leto representa a un androide llamado Niander Wallace, quien es ciego. Para ser fiel al rol, el actor uso unos lentes de contacto especiales que le impedían ver normalmente, dando una mejor impresión del personaje en cuestión.

“No podría ver nada. Caminaba con un asistente, muy lento. Era como ver a Jesús entrando en un templo. Todos estaban muy callados y fue una especie de momento sagrado. Estábamos asombrados. Fue tan hermoso y poderoso que me emocioné”, relató el director de la cinta, Denis Villeneuve.

2. SUICIDE SQUAD

Leto hizo de The Joker (El Guasón) en este spinoff de Batman. Su proceso de inmersión fue tal que envió regalos muy extraños a sus colegas. Por ejemplo, a Margot Robbie (Harley Quinn) le dio una carta de amor en caja con una rata viva, mientras que Will Smith obtuvo una serie de balas. Todos también tuvieron la suerte (?) de recibir condones usados con bolas anales.

“Hice muchas cosas para crear una dinámica, para crear un elemento de sorpresa o espontaneidad y romper cualquier muro que pudiera existir. El Guasón es alguien que realmente no respeta cosas como límites o espacios personales”, dijo a E!.

3. DALLAS BUYERS CLUB

Aquí, el viejo Jared hizo el papel de Rayon, una mujer transgénero que sufre VIH.

Para hacer el rol más creíble bajo cerca de 15 kilos y depiló su cuerpo, durante todo el tiempo que duró la filmación.

“Me depilé las piernas. Era una pro. No quería que ningún pelo volviera a crecer. También me depilé las cejas”, señaló.

4. CHAPTER 27

En el otro espectro de la balanza, Leto subió más de 30 kilos para ponerse en la piel de Mark Chapman, el asesino de John Lennon en la película Chapter 27. Sometido a una dieta extrema de pastas y helados mezclados con soya y aceite de oliva, al final el actor tuvo más de algún problema de salud asociado.

“Realmente, es algo estúpido para hace. Me dio la gota y mi colesterol subió tan rápido en poco tiempo que mis doctores querían darme Lipitor, que es para gente muy, muy vieja. Igual fue un viaje fascinante”, reconoció a The Guardian.

5. REQUIEM FOR A DREAM

Para la película de Darren Aronofsky, el actor bajo de peso e incluso se abstuvo de tener sexo por varios meses con Cameron Díaz, la novia que tenía entonces. La pérdida de kilos (entre 10 y 13) fue lo más desafiante.

“Estaba en permanente estado de hambre. Comencé a desmayarme en el set. Mi médula ósea bajo 400 puntos, mi hígado se lastimó. Me sentía miserable. Fue doloroso, un lugar oscuro, pero valió la pena. No sé si has estado en ayuno, pero hubo un par de momentos hacia el final en que tuve alucinaciones. Miraba al cielo y tenía esta sensación de completa serenidad”, reveló a The Independent.

¿Muy extremo? ¿Qué harías para lograr un rol en una película? ¿Pondrías en riesgo tu salud? Opina.