Un gran superpoder conlleva una gran irresponsabilidad

Ese es el leiv motiv de Deadpool, el nuevo superhéroe -o antihéroe para ser precisos- de Marvel que llega al cine y que acaba de estrenar su primer trailer. Sí, otra película de superhéroes.

Wade Wilson (Ryan -afírmenseloschitecos- Reynolds) es un tipo algo inestable mentalmente. Está loquito. Entrenado como asesino y mercenario, la fórmula comienza a salirse de los márgenes, más cuando es diagnosticado con cáncer y es reclutado por el “gobierno” para probar un tratamiento mutante, en el mismo laboratorio que creó el esqueleto de adamantio de Wolverine.

Deadpool es lenguaraz, de esas personas que uno dice, “uy, y con esa boquita come”. Reynolds ha prometido que la película será fiel al cómic y por lo mismo se espera sexo, armas, violencia en primer plano y palabras cochinas, de esas que siempre queremos escuchar. Todo resumido en la última escena del trailer en que vemos a Deadpool, nuestro héroe, concluir una espiral de ajusticiamiento inhalando la humeante pólvora de sus pistolas y exclamando: ¡me voy a tocar esta noche!