Hay algo espeluznante en las muñecas(os). Quizás es la idea de que están hechos a imagen y semejanza de los humanos, pero carecen de alma. Una cáscara vacía y hueca que tensa los nervios, y que ha sido muy bien explotada por el cine de terror, al darles vida. Pero claro, no cualquier vida, sino que una tormentosa para sus dueños.

“Annabelle” es la última protagonista del género y su debut se produce precisamente en octubre, el mes de Halloween, una festividad asociada a muertos vivientes, fantasmas y una larga lista de personajes míticos que siembran miedo en la conciencia de la especie.

La película es una precuela de “El Conjuro” y en apenas dos días se ha convertido en un suceso global, incluyendo Chile, donde se posicionó como el film de terror más exitoso de la historia, en el día de su estreno.

“Annabelle” es la historia de un matrimonio joven, Mia (Annabelle Wallis) y John (Ward Horton) que se va a vivir a un nuevo vecindario. John le regala una muñeca a Mia y todo es lindo hasta que un culto satánico intenta asesinarlos. Sobreviven, pero una gota de sangre cae en la muñeca y la vida deja de ser la misma. Hay varios clichés, pero también momentos que valen los 98 minutos de duración.

“Annabelle”, eso sí, no es lo único en pantalla. Aquí dos estrenos nacionales para considerarlos como alternativa.

“Génesis Nirvana” es la historia de una mujer común y corriente, una feriante, Patricia Lucía (Mariana Loyola), que se embarca en la misión de hacer justicia con sus manos, tras el asesinato de su hijo de 6 años. Todo el proceso de venganza lo documenta en una cámara.

“Fuerzas especiales”. La tercera opción es un poco, o más bien, harto más liviana. Derechamente es una comedia protagonizada por Rodrigo, el Guatón Salinas, y Sergio Freire, en la que ambos dan vida a los efectivos policiales de “Buenos días, buenas tardes”, clásico sketch de “El Club de la Comedia”. En la cinta, el cabo Salinas y el cabo Freire deben demostrar su valía ante una “peligrosa” organización criminal, teniendo como tercer pie una potencial relación amorosa entre Salinas y la cabo Vergara (Loreto Aravena).