Salvo contadas y honrosas excepciones, el cine y la televisión occidental se han transformado en un horroroso cliché. Remezclado, corregido, potenciado, pero un cliché al fin y al cabo. Todo parece tener las mismas formas dramáticas.

Ahora bien… La parte buena del cliché es que puede ayudarte a ti, joven estudiante de cine, director o editor wannabe, a preparar un material promocional medianamente decente sin tener que quebrarse la cabeza en el camino.

Veamos los trailers, por ejemplo. Todos parecen tener la misma estructura que incluye… Una nota musical al inicio, una declaración potente, un cover inesperado de una canción famosa, los logos de los estudios, la aparición de los personajes en tomas cortas y, por supuesto, la imagen en pantalla del antagonista de la historia.

Los muchachos de Auralnauts escribieron la fórmula humorística de un trailer exitoso en este video. Ironía en estado puro, pero que puede servir cuando la musa no nos vino a visitar y el trabajo de la escuela de cine hay que entregarlo hoy sin falta.