Cuando se anunció el elenco de James Bond “Spectre”, uno de los nombres que pasó sin mayor atención fue el de Dave Bautista, quien encarnará a Mr. Hinx, uno de los villanos que atormentará a 007.

El tipo es luchador de la WWE, donde es más conocido por seudónimo, Batista. Su presencia, obviamente, da pistas de que en la 24ª cinta del agente secreto habrá músculo y acción física.

No será la primera vez que un luchador ingrese al universo Bond. El camino se abrió en Goldfinger (1964) con Toshiyuki Sakata, en el rol de Oddjob. Sin embargo, en el contexto actual la inclusión de su figura también recurre a un guiño comercial, si se quiere la reiteración de una fórmula que ha significado millones de dólares para la industria cinematográfica. Todos ellos cristalizados en el rostro de Dwayne Johnson, La Roca.

Película a la que presta su cara Johnson, película que vende como pan caliente.

Johnson, a estas alturas ex luchador de la WWE, trajo nuevas audiencias a las salas. Audiencias que estaban dormidas tras la decadencia de tipos como Sylvester Stallone y Arnold Schwarzenegger, y que vuelve a vibrar con TNT en forma de músculos.

¿Tendrá Batista una llave similar al éxito? Sus caminos comparten una niñez marcada por la pobreza y la vuelta de mano en la WWE. En el caso específico de Batista nos encontramos con un descendiente de filipinos y que tuvo algunos problemas con la ley durante su adolescencia. Robaba autos. A medida que fue creciendo, la vida, eso sí, se fue enderezando. Trabajó como guardia de disco y de guardaespaldas hasta que su obsesión por el físicoculturismo le abrió sus alamedas.

Batista

Carrera larga en los cuadriláteros, pero la WWE ya lo tiene un poco cansado. Hace unos meses, hablando con DigitalSpy decía que llevaba más de una década en el ring y que ya era tiempo de ampliar los horizontes. Con 45 años en la espalda, afirmaba:

“Te vas viendo viejo y te das cuenta que no tienes tiempo… y quiero conquistar lo que más puedo del mundo”

Batista había tenido algunos papeles en el cine, pero solo este 2014, el empeño ganó más fuerza. Su papel como Drax The Destroyer en “Guardianes de la Galaxia” le permitió acceder a un universo de oportunidades, entre las que destaca un protagónico en el thriller “Bus 657”, la tarea de interpretar a Tong Po en una nueva adaptación del clásico Kickboxer, y el ya mencionado rol de villano en la próxima cinta de James Bond.

Nada pequeño. Batista, eso sí, no solo quiere dormir como héroe (o villano) de acción. “Es natural que la gente crea que es lo que quiero hacer, pero también me gustarían más cosas con diálogo, hacer una carrera de actuación”, comentó en la misma conversación ya citada.

Habrá que esperar a ver cuál es el siguiente desafío y si su nombre, Batista, causará la misma energía -y los millones de dólares que hoy desata La Roca.