Cuando Ishiro Honda y Eiji Tsuburaya llevaron a Godzilla por primera vez al cine, la altura de la bestia mitad gorila (gorira) mitad ballena (kujira) era de aproximadamente 50 metros. 60 años y 31 películas después, El Rey de los Monstruos triplicó su estatura.

¿Cómo?

El sitio Deep Sea News elaboró cálculos tomando como base el Empire State y en su análisis trata de explicar el crecimiento desde una perspectiva biológica -de la cual también infieren que Godzilla debería eliminar casi 49 millones de litros diarios de orina- y una basada en aspectos arquitectónicos. ¿Por qué el monstruo es más grande en la versión 2014? Porque el tamaño de los rascacielos en el mundo ha aumentado de manera ostensible en las últimas cinco décadas.

Como Hollywood funciona en términos de wows/minuto, la ecuación era darle esteroides.

Este último punto, el arquitectónico, alumbró la ampolleta en una de nuestras oficinas (casas): ¿Qué pasaría si Godzilla hiciera de las suyas en Santiago de Chile? La respuesta inmediata es que arrasaría sin compasión los edificios que componen el horizonte capitalino, el skyline si eres más pituco.

De aquello nació esta infografía -con cálculos aproximados- que comparan a Godzilla con los edificios más altos de Chile

Godzilla vs Santiago

Godzilla podría quebrar la Torre Entel de un manotazo y causar severos destrozos en los otros edificios, incluido el Costanera Center, que si bien lo dobla en tamaño, podría servirle perfectamente de caño. El tema es si podría aguantar su peso o no, porque además de su estatura, El Rey de los Monstruos tiene un claro problema de alimentación. Bryan Cranston (Breaking Bad), protagonista de la cinta, lo puso de este modo: “es la versión estadounidense, ¿me entiendes? Come demasiado, necesita una dieta”.