Que un videojuego salte al cine es cuestión de tiempo y fue lo que sucedió con “Need for Speed (NFS). El éxito obtenido por el título, sumado a la gran cantidad de fanáticos que gastan horas y horas en las calles virtuales, fueron razones suficientes para que la industria del celuloide apostara por hacerla parte de la cartelera y la taquilla.

Pero si bien hay una historia detrás de la película -protagonizada por Aaron Paul-, gran parte de las miradas se enfocan en el desfile de bólidos que ofrece la cinta, muchos de los cuales incluso brillan más que los propios actores de carne y hueso.

Aquí en XY los 7 bólidos más increíbles de “Need for Speed”

1. Ford Mustang Shelby GT 500

FordMustangGT500
Este clásico muscle car norteamericano es el que se roba la película, y no sólo por ser el deportivo que conduce Aaron Paul (Breaking Bad), encarnando el papel de Tobey Marshall. 

Como es común en las películas de autos, no hay un sólo vehículo para realizar las tomas. En este caso se fabricaron 7 Mustang idénticos a la versión 2013 del Shelby GT 500. La razón es práctica, pues cada uno cumple una función y finalidad diferente: escenas de acción, tomas de conducción, primeros planos estéticos y otras necesidades del oficio.

Esta víbora de cascabel se impulsa con un poderoso motor V8 supercargado de 5.8 litros y que brinda 662 hp a 6.500 rpm. Potencia suficiente para pasar de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos y que le permite cubrir el 1/4 de milla en 11,8 vueltas del segundero.

2. Lamborghini Sesto Elemento

Lambo Sesto Elemento

Este exclusivo Lambo es el auto del antagonista, Dino Brester, interpretado por el actor Dominic Cooper. Un súper deportivo que fue presentado como prototipo en 2010, pero que hoy es parte de la gama de la marca taurina.

De este exclusivo modelo se han comercializado 20 unidades, y sus características étnicas permiten entender la razón de por qué fue escogido como el auto del chico malo de la película: Motor V10 de 5.2 litros y 570 hp de potencia, que le permiten pasar de 0 a 100 km/h en tan sólo 2,5 segundos y obtener una velocidad final de 350 km/h.

3. GTA Spano

GTASpano

Este súper deportivo aparece en la carrera “Del  León” y es digno de destacar por ser un modelo poco conocido, tal vez por su origen: España. Fabricado en la ciudad de Valencia, el GTA Spano posee un motor V10 de 8.3 litros, que eroga hasta 840 hp. Tan impresionante como su potencia es su precio: para tenerlo hay que desembolsar 700.000 euros, equivalentes a CL$ 556.500.000.

En el asfalto, sus cifras también impresionan. Le bastan 2,8 segundos para saltar de 0 a 100 km/h y puede ir pegado al Lambo de Dino Brester, ya que alcanza los 350 km/h.

Este bólido hispano se presentó en 2008 y desde 2012 está a la venta. Sólo 99 afortunados se han podido unir a su selecto grupo de propietarios.

4. Saleen S7

Saleen S7 Twin Turbo
Este bólido es todo un lujo en su segmento por diversas características, pero en particular por ser la única fábrica independiente sujeta a las mismas regulaciones federales que rigen el diseño y construcción de la industria automotriz, en Estados Unidos. Los trascendidos, eso sí, señalan que la firma habría sido vendida por su fundador, Stephen M. Saleen.

¿Qué pergaminos tiene el Saleen S7 para integrar la selecta lista de autos que son parte de la película? El Saleen S7 original (algunos utilizados en la cinta son réplicas) ostenta una performance como el resto de las co-estrellas que compiten en las carreras callejeras de NFS: Un motor V8 atmosférico (sin turbo) de 7.0 litros y 575 hp, que permiten pasar de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos, mientras que el cuarto de milla (402 mts.) es capaz de recorrerlo en 11,7 segundos. Para rematar, su velocidad límite es de 321 km/h.

Este exponente, único en su tipo, considerando su modo de producción, estuvo presente en el mercado comercial entre 2000 y 2009, siendo íntegramente desarrollado por la marca, a diferencia del resto de su catálogo donde se usaron otros vehículos existentes.

5. Koenigsegg Agera R

AgeraR_configurator-860x595

Este superlativo auto deportivo es obra de la firma sueca Koeninsegg Automotive AB, fundada en 1994 por Christian von Koeninsegg, quien comenzó a desarrollar su propio deportivo a los 23 años.

Este bólido, como muchos de su segmento, se fabrica en series limitadas. En este caso se habla de 2 unidades mensuales, aunque se evalúa subir a 4. Claramente, muy exclusivo.

Tan bueno dividendos le ha dado el negocio de los autos deportivos a este joven empresario que, en 2009, su pequeña empresa se hizo de la segunda marca más importante de Suecia, después de Volvo: la filial automotriz de Saab, que hasta ese momento estaba en manos del gigante estadounidense General Motors Company (GM).

El Koeninsegg Agera R es un auto digno de NFS. Su poderoso motor es un V8 de 5.0 litros Twin-turbo, que eroga 1.140 hp a 7.100 rpm, y que sumado a un torque de 1200 Nm a 4.100 rpm lo catapulta de 0 a 100 km/h en apenas 2,8 segundos, de 0 a 200 km/h en 7,8  segundos y de 0 a 300 km/h en 21,19.

Los ingenieros de la marca aseguran que su auto puede alcanzar los 442 km/h con lo cual superaría tanto el récord del Bugatti Veyron SS como la reciente marca del  Hennessey Venom GT que pueden ver aquí.

6. Bugatti Veyron Super Sport

bugatti-veyron-super-sport- 
Como se habrán percatado en el párrafo anterior, este Bugatti no podía estar fuera ni del juego, ni de la película. Los argumentos de la elección sobran, pero el principal es ser, todavía, el único bólido inscrito en el Record World Guinness como el más veloz del planeta (el Venom GT , lo superó, pero su marca está en proceso de validación).

Este súper deportivo de lujo monta un motor treta turbo V16 (dos bloques V8) de 8.0 litros, que eroga 1.200 hp. Con esa descomunal potencia se empina por los 100 km/h en 2,4 segundos y desarrolla una velocidad punta de 412 kilómetros, según el récord inscrito.

Una curiosidad, digna de emocionar, es que este bólido cuenta con 10 radiadores para enfriar la sangre caliente que corre por sus venas. Algunos utilizan agua, mientras que otros tantos usan aceite. Todos para refrigerar ese corazón en llamas.

7. Mc Laren P-1

McLarenP1_Door

El fabricante británico es el responsable de este bólido que, por diseño y prestaciones, es ideal para la película. Un pura sangre que vuela sobre el asfalto y que hace honor a la frase que lo define: DESIGNED BY AIR.

Los automóviles deportivos de McLaren cuentan con todo el respaldo y tecnología de la F1, pues es una compañía que nació para el automovilismo competitivo. (Para conocer más ver la nota de XY aquí)

En términos concretos, el McLaren P-1 es un lobo con piel de oveja, en el sentido que es un Fórmula 1 vestido como un superdeportivo de producción seriada, pero limitada a unas cuantas unidades anuales.

Este bólido tiene un motor V8 Twin-turbo de 3.8 litros que desarrolla 727 hp de potencia, combinado con uno eléctrico de 176 hp y que entrega un total de 903 hp. Además equipa un sistema empleado en la F1 (IPAS), el cual genera un impulso instantáneo de potencia (producto del motor eléctrico) que lo lanza hasta los 100 km/h en 2,9 segundos, de 0 a 200 km/h en 7 segundos y de 0 a 300 km/h en 17 vueltas del segundero. Si no fuera porque está limitado electrónicamente, podría llegar a una velocidad de 385 kilómetros (la inyección corta a los 350 km/h).

Para controlar tanta potencia, que hace que estos autos patinen y se arrastren en los piques violentos, se incorporó otro aditamento usado en la F1 (DRS), que opera sobre el alerón trasero, mediante una asistencia electrónica, y que reduce el efecto señalado.