Seamos claros. El mundo no se detuvo con la muerte de Robin Williams, actor de 63 años que fue encontrado sin vida este lunes, en su casa en Tiburón, California. El planeta siguió girando, pero probablemente lo hizo a otra velocidad: a la de ese pequeño dolor punzante en el alma que sintieron todos quienes han visto al menos una película del actor estadounidense.

Las redes sociales se llenaron de imágenes y mensajes de despedida para este oriundo de Chicago que ganó el Oscar por Mejor Actor de Reparto en el filme “Good Will Hunting”. Los usuarios de estos sitios comenzaron a recordar aquellos personajes entrañables a los que dio vida el actor y que, una tarde de domingo o un miércoles rebajado, marcaron sus vidas.

Robin Williams made the world laugh & think. I will remember & honor that. A great man, artist and friend. I will miss him beyond measure.

— Kevin Spacey (@KevinSpacey) agosto 12, 2014

Incluso el presidente Barack Obama entregó un comunicado que revela la profundidad del dolor por la partida de Robin Williams.

“Llegó a nuestras vidas como un alien (Mork and Mindy), pero terminó tocando cada elemento del espíritu humano. Nos hizo reír. Nos hizo llorar. Entregó su inconmensurable talento libre y generosamente a quienes más lo necesitaban”.

La filmografía de Robin Williams es tan impresionante como inabarcable. Y en XY queremos hacer un repaso por sus personajes más destacados y recordados.

Malcolm Sayer (“Awakenings” – “Despertares”)

Entre los años 1917 y 1928, una epidemia de encefalitis letárgica provocó que muchos sobrevivientes quedaran en estado catatónico. Malcolm Sayer trabajaba en un hospital y comenzó administrar a estos pacientes la droga L-dopa. Lo que vino después fue casi milagroso: personas postradas comenzaron a despertar de ese sueño maldito y a disfrutar como personas prácticamente normales.

La historia relata el descubrimiento real de los efectos de esta droga y está basada en la autobiografía del neurólogo Oliver Sacks, el nombre real del médico que hizo los descubrimientos.

Adrian Cronauer – (“Good Morning, Vietnam”)

Divertir y distraer a las tropas estadounidenses que están en Vietnam no es una tarea para cualquiera. Tiene que hacerlo alguien con el talento y la simpatía suficiente como para borrar por unos minutos la muerte, la desolación, el Napalm y el miedo.

Adrian Cronauer es el indicado, pero el gran problema es que su empleador es nada menos que una radio militar del Tío Sam, por lo que la lucha no solo será contra los temores provocados por “Charlie” en la tropa, sino también contra la tradición y la censura.

John Keating – (“Dead Poets Society”)

Cuando Robert Sean Leonard no interpretaba al inseparable amigo de Dr. House y cuando Ethan Hawke no aún reventaba corazones en “Antes de amanecer”, ambos compartieron celuloide como alumnos del profesor John Keating.

Keating era el profesor que todos quisieran tener: inspirador, confidente y amigo. Capaz de hacerlos subir a un escritorio y de recitar a Walt Whitman. Instigador del nacimiento de una nueva Sociedad de los Poetas Muertos y de hacer que un grupo de chicos de la añosa pero prestigiosa escuela Welton Academy (Vermont) prefirieran seguir sus sueños y vivir la poesía.

“Oh Captain, My Captain” es el verso inolvidable de esta película entrañable.

Walter Finch – (“Insomnia”)


En Alaska todos tienen un pasado que ocultar. Sea para escapar o ponerse en penitencia, los días fríos y los veranos con luz interminable minan la cordura de cualquiera, particularmente cuando ese cualquiera ya viene con daños de fábrica.

Walter Finch es un miembro de esta comunidad del cual nadie sospecharía. Esconde el frío asesinato de una mujer joven y es capaz de desafiar al veterano policía Will Dormer (Al Pacino), quien no puede dormir,  y de cuestionar su estabilidad moral.

Una interpretación que confirma que cualquier cosa podía pasar cuando Robin Williams se alejaba por un rato de la comedia y el drama.

Sean Maguire – (“Good Will Hunting”)

Ser un genio en las matemáticas no garantiza nada. Sin la orientación correcta, el bueno de Will puede seguir como junior del M.I.T.

Se necesita, en estos casos, un apoyo. Alguien que elimine de la cabeza el miedo al éxito. Y qué mejor que Sean Maguire para ayudar: un sicólogo con la experiencia suficiente en la vida como para dar el consejo justo, con la frase correcta.

Gracias a este rol, Williams obtuvo el único Oscar de su prolífica carrera: Mejor Actor de Reparto.

Patch Adams – (“Patch Adams”)

Después de una temporada en el infierno en un hospital psiquiátrico, un joven Patch Adams entendió que no existen ni pueden existir las diferencias entre doctores y pacientes. Por eso entra a estudiar medicina convencido de hacer un cambio, a pesar de las reglas que impone la universidad y de la tradición de poner a los médicos en un altar, inmediatamente por debajo de dios.

En ese camino descubre lo esencial: la risa puede ayudar a complementar un tratamiento o incluso puede ayudar en la sanación. Y, en el peor de los casos, el humor puede ayudar a enfrentar la muerte de manera digna, sin el terror asociado.

Probablemente una de las películas más importantes de la carrera de Williams por lo emotivo de su actuación.

Daniel Hillard / Mrs. Doubtfire – (“Mrs. Doubtfire)

Conocida en Hispanoamérica como “Papá por siempre”, “Mrs. Doubtfire” propone la vida de un doblador de películas (Hillard) que acaba divorciándose de su esposa (Sally Field). El quiebre tiene daños colaterales, entre los que destaca, que sólo puede ver a sus hijos una vez a la semana. Hillard cree que la decisión es injusta, pero aprovechando que su ex busca una empleada para cuidar a los niños se disfraza como una anticuada ama de llaves inglesa, Mrs. Doubtfire.

Eso, obviamente, lo lleva a experimentar aventuras bastante intensas.

Los pequeños descubren rápidamente que su papá y Mrs. Doubtfire son la misma persona. Lo difícil es seguir ocultándoselo a su madre, quien ve a otro hombre (Pierce Brosnan).