El sable láser es por lejos una de las armas más icónicas de la cultura cinematográfica occidental. Impresionó a todos en su primera parición en el Episodio IV de “La Guerra de las Galaxias” y ha desatado pasiones desde entonces por una simple pregunta: ¿se puede ser un verdadero fanático de Star Wars sin tener una réplica del sable de Luke Skywalker?

Sin embargo, una de las historias más interesantes sobre este sable es su origen. No hablamos de la idea o el concepto, que nació desde la cabeza de George Lucas. Hablamos del lugar desde donde proviene ese mango que Luke aprendió a usar en “Una nueva esperanza“.

El video que te presentamos cuenta la historia. Fue creado por la gente de DigitalRev In-Focus y cuenta la relación entre una cámara fotográfica antigua y el sable de Luke. Pero si las clases de inglés han andado flojas últimamente, te contamos algunas de las cosas más importantes.

  • George Lucas quería que los accesorios utilizados en la película se vieran usados, que dieran la sensación de tener una historia. Y baratos, porque el presupuesto de la película era limitado.
  • Lucas le encargó a Roger Christian ir a buscar artículos en tiendas de antigüedades y tiendas de cachureos.
  • Christian fue a una pequeña tienda de fotografía en el sector oeste de Londres. Ahí le mostraron una caja polvorienta que contenía los mangos del flash de una cámara Grafflex del año 1940, muy parecida a la de nuestra portada. Cuando Christian lo tomó en sus manos, supo que había dado con el futuro sable láser de Luke Skywalker. Solo bastaron unas pequeñas modificaciones y quedó listo para aparecer en el set de la película.
  • A Christian le costó USD 15 construir el mango del sable láser y fue vendido al Museo de Cultura Popular de Seattle en USD 250.000
  • El sable de Darth Vader también se construyó a partir de equipo fotográfico. El de Obi Wan, en cambio, proviene de un tubo de un motor Rolls Royce de avión.
  • El fenómeno de Star Wars y la información sobre el origen del sable de Luke provocó que las cámaras Grafflex, y sus mangos de flash, aumentaran considerablemente los precios, por lo que los coleccionistas y fanáticos de la fotografía no están muy contentos.
  • Difícilmente va a decrecer la popularidad del sable de Luke. Dado el final que tuvo el Episodio VII de la saga, probablemente el accesorio va a tener un rol muy importante en las próximas películas