Leonardo DiCaprio nunca ganó un Oscar. Lo nominaron como actor de reparto en “¿A quién ama Gilbert Grape?” y como mejor actor en “El aviador”, “Diamante de sangre” y “El lobo de Wall Street”, pero ahí se quedó, esperando sentado.

Imaginamos que el tipo lo desea con ansias y eso quizás explica todas las pellejerías a la que estuvo dispuesto, mientras filmaba “The Revenant”, la última cinta del mexicano Alejandro González Iñárritu.

En la película, inspirada en hechos reales, DiCaprio encarna a Hugh Glass, un pionero que es dado por muerto en una misión luego de ser atacado por un oso. Pero Glass despierta en una zona remota, salvaje y gélida, se recupera poco a poco y se lanza en un viaje solitario de regreso a la civilización, lleno de venganza.

Quienes conocen a González Iñárritu (Birdman) sabrán que el tipo busca el máximo realismo posible y “The Revenant” no es la excepción, por lo que su proceso fue realmente un dolor en el culo. El propio DiCaprio le contó a Yahoo! sobre la experiencia.

“Puedo nombrar 30 0 40 secuencias que son las cosas más difíciles que alguna vez he hecho. Por ejemplo, salir en ríos congelados, dormir en bajo el cadáver de animal o lo que comimos en el set. Enfrenté de manera constante el frío y la hipotermia”, contó DiCaprio.

¿Qué comió? Hígado de bisonte crudo.

“Cuando veas la película, verás mi reacción a eso, porque Alejandro la mantuvo. Lo dice todo. Fue una reacción instintiva”.

¿Valdrá un Oscar morir de frío, dormir en el cadáver de un animal y comer bisonte crudo? Está por verse.

Para cerrar, el trailer de The Revenant


El estreno de The Revenant está fijado para el próximo 25 de diciembre