Sylvester Stallone finalmente comprendió que es difícil doblegar los tentáculos del tiempo.

Hace nuevos años, protagonizando Rocky Balboa -la sexta entrega del boxeador número uno del cine-, el mensaje no estaba claro. Sly creía que aún era lo suficientemente joven y se volvió a poner los guantes, tal como lo hacen los púgiles de la vida real, nostálgicos de éxitos pasados.

Pero hoy ya no se puede seguir estirando el chicle. Stallone está bien físicamente para sus 68 años (cumple 69 el 6 de este mes), pero no demasiado como para hacer plausible una nueva visita al cuadrilátero. Entonces, ¿de qué se trata Creed, la nueva entrega de la franquicia Rocky?

De un giro que da nuevos aires. Stallone, o Rocky para estos efectos, ya no es más un boxeador, pero sí puede entregar su conocimiento a las nuevas generaciones tras las cuerdas, como entrenador. ¿Su protegido? Creed (Michael B. Jordan), el hijo de Apollo Creed, su mítico rival y amigo, fallecido en sus propios brazos en Rocky 4.

La premisa es para hacer llorar hasta el más rudo. El estreno de la película es en noviembre, pero ya podemos ver su primer trailer.