Hace un par de días, la fábrica de mentiras llamada Hollywood ofreció al mundo el trailer de “Point Break”, un remake de la clásica película del mismo nombre, estrenada en 1991.

La nueva versión debutará en los cines, cerca de la Navidad 2015.

Por supuesto, vimos la flamante propuesta y pensamos en incrustar el trailer de YouTube para que cada uno se formara su propia opinión (de flojos, la verdad). Sin embargo, decidimos extremar recursos e incrustar también el trailer de la versión original. Sí, dos trailers por el precio de uno. Por si fuera poco, comparamos ambas versiones.

Aquí, el análisis de trailer, una nueva corriente de crítica cinematográfica:

POINT BREAK (1991)

Directora: Kathryne Bigelow

Actores: Patrick Swayze, Keanu Reeves, Gary Busey

POINT BREAK (2015)

Director: Ericson Core

Actores: Luke Bracey, Edgar Ramírez

ANÁLISIS COMPARATIVO

Ambas historias giran en torno a la misma trama (de lo contrario no sería un remake): Johnny Utah (Reeves / Bracey) es un novato del FBI que se debe infiltrar en una banda de criminales-deportistas liderada por un tal Bodhi (Swayze / Ramírez). El modo de narración, obviamente, difiere, es el punto de quiebre.

“Point Break” 1991 pareciera escarbar en el crimen desde una perspectiva mucho más filosófica, quizás apuntando al origen del mal. Que la banda se llame los Ex-Presidentes y que en cada asalto usen las máscaras de cuatro ex mandatarios estadounidenses no asoma como una mera casualidad. Menos cuando el líder usa la máscara de Ronald Reagan, el ex presidente que desató a los siete jinetes del capitalismo salvaje.

El uso del surf -el deporte practicado por el grupo criminal- luce como algo esencial, pero en la mirada profunda es solo un vehículo alegórico.

En “Point Break” 2015, en tanto, la banda usa cascos, es anónima de manera literal y simbólica, dando una mirada ramplona al crimen, con olor a moralina y motivo secundario. De hecho, pareciera que la película está más preocupada de la experiencia personal, del estilo de vida YOLO (you only live once / solo se vive una vez) y de mostrar la evolución de los deportes extremos en los últimos 20 años. Con estética de videoclip, uso de cámaras Ultra HD y, probablemente, mucho CGI, lo que queda es lo cool que es saltar en paracaídas, hacer supercross, lanzarse en snowboard en una montaña o volar en wingsuit

Puede que sea apresurado, es solo un trailer, pero por lo poco que se ofrece en él la versión 2015 tiene mucho menos carne que la original de 1991.

Realmente, lo sentimos, pero al mismo tiempo nos preguntamos: ¿existe un remake bueno?