Una de las razones de por qué “El día de la independencia” es una película maestra reside en la idea de que es una película que no se toma en serio a sí misma. La otra es que en ese entonces -1996-, Will Smith era cool.

Veinte años después, llega su secuela, “Independence Day: Resurgence”, y no estamos muy seguros de que la clasificación sea la misma después de ver el primer trailer.

Sí. Hay aliens, combates mejorados gracias al desarrollo del CGI, muchos de los mismos protagonistas (el presidente Whitmore, David Levinson) y una historia emparentada con la vista hace dos décadas. Sin embargo, no vemos rastros del humor mordaz que la caracteriza ni hay huellas de Steven Hiller, el piloto encarnado por Smith.

¿Qué pasó, qué pasó? La razón oficial es que el fracaso de “After Earth”, Smith quiere una pausa con películas de otros mundos. Para los efectos de la historia que narra “El día de la Independencia”, la explicación es otra: Hiller (Smith) falleció en un accidente. Así lo describe el sitio oficial de la cinta:

“Mientras probaba la primera nave extraterrestre híbrida, un desperfecto desconocido, causó la muerte del coronel Hiller. El valor de Hiller en la Guerra del 96 lo convirtió en un ícono amado mundialmente… Le sobreviven su esposa Jasmine y Dylan”

Así no más es la cosa. Igual Jasmine (Vivica Fox) y Dylan (Jessie Usher) tendrán un rol a jugar dentro de la nueva batalla contra los extraterrestres. Y, obviamente, esperamos que la humanidad nuevamente sea salvada.