Brad Pitt tiene todo y un reloj de tres millones de dólares. La envidia debería ser la vecina de al lado. Sin embargo, las tropas lo respetan. Su carrera cinematográfica ha estado bien lejos de cintas mamonas (ok, tiene un par) y a cambio registra películas de culto que lo elevan. “Siete”, “El club de la pelea”, “Quemar después de leer”, “Moneyball” y “Bastardos sin gloria” son apenas un puñado de films que demuestran que no solo hay una cara bonita, sino que también posee madera de actor.

Hoy, nuestro buen amigo Brad, está en el ruedo promocionando las gracias de “Fury”, su nueva película, y en la campaña ha destacado por dos situaciones particulares:

Uno. Su duelo breakdance contra Jimmy Fallon

Dos. Su cuatro confesiones a la revista “Details”. Aquí, ordenaditas:

SOBRE SER PADRE

Maddox (13), Pax (10), Zahara (9), Shiloh (8) y los gemelos Vivienne y Knox (6). Esa es la camada completa de Pitt y Jolie. Con 50 años en la espalda el trabajo no es simple, pero el tipo siente que no lo ha hecho mal. “He ido descubriendo que no apesto como padre”, afirmó.

EL TATUAJE “94,9m”

Pitt es un amante de la naturaleza. “Siempre estaré más cómodo puertas abiertas. Crecí en Ozarks, algo que se asemeja al campo de Mark Twain. Bosques, ríos, quebradas, lagos y cavernas dejaron una huella indeleble en mí. Y soy bastante reverencial cuando se trata de un árbol. En mi antebrazo me tatué 94,9m., la altura de la sequoia más alta que existe”, explicó.

SU AMOR POR LAS MOTOS

Brad es tuerca. Su pasión no pasión no nació con los bolsillos llenos de dólares, sino que desde su infancia. “La primera vez que anduve tenía 7 años, en una Honda Mini Trail 50 de mi primo. Traté de saltar y choqué con el auto de mi abuela. Estaba muy molesto. Mi primera moto fue una Kawasaki 150 enduro. La gané a los 12 en un concurso vendiendo arrollados de nuez, puerta a puerta. La choqué cuatro semanas después”, contó.

Ya crecido, las motos no lo han dejado. “Trato de hacerme el tiempo para andar solo en cada país al que viajo, desde las Highlands de Escocia hasta las montañas Atlas de Marruecos. No estoy ni cerca de completar mi lista… pero en el tráfico de LA, con el casco puesto, soy solo otro idiota más en el camino”.

FURY (Y GASES ENEMIGOS)

Es la película que estrena esta semana en Estados Unidos. En ella, tal como en “Bastardos sin gloria”, se dedica a matar nazi al final de la Segunda Guerra Mundial. Interpreta a Don Collier, Wardaddy, y está a cargo de un puñado de soldados que comanda un tanque. Sobre la experiencia, narró: “La tripulación de un tanque debe trabajar como una máquina. Es sorprendente cuán cerca cinco tipos pueden estar dentro de un tanque. Puedo decirte no solo quien acaba de tirarse un pedo, sino que también que comieron la noche anterior”.

Te dejamos con el trailer de Fury: