Si has estado en un sótano lleno de estudiantes gringos borrachos, probablemente has jugado beer pong (o Beirut, para los más puristas). El juego consiste en poner un grupo de vasos con cerveza en cada extremo de una mesa, hacer dos equipos y tratar de apuntarle a los vasos para seguir emborrachando a tus rivales.

Simple y efectivo. No hay más ciencia.

Pero no falta quienes buscan complicar las cosas. Y de esas mentes nace PongBot. Básicamente se trata de un posavasos robótico que gira, se mueve y cambia de dirección mientras intentas hacer puntería. Según sus creadores, esto hace al beer pong “más divertido, más emocionante y mucho más desafiante”.

¿Yay?

Ahora, ¿cómo es que este Pongbot no se cae de la mesa? La tecnología es similar a la que existe en las roombas o aspiradoras robot, las cuales reconocen la superficie por las que se desplazan, evitando chocar o caer. Sí, vivimos en el futuro.

Tiene un modo automático y uno manual, que puede ser controlado por tus rivales, vía control remoto.

El PongBot se vende en su sitio web oficial o a través de Amazon por USD 49,99.

¿Has jugado beer pong? ¿Qué te parece? ¿Cuáles son tus juegos con alcohol favoritos?