Un día decides relajarte e ir a caminar por la playa. La brisa, la arena, el sonido de las olas. Todo suena muy bien hasta que repentinamente ves un misterioso bulto en la orilla. Te acercas y descubres que es algo que nunca has visto. Tu cabeza trabaja al máximo de sus rpm y la conclusión, obviamente, es que se trata del cadáver de un monstruo extraterrestre que vino a aniquilarnos.

El párrafo anterior reproduce casi al dedillo la experiencia vivida por una chica llamada Preeti Desai. Hace unos días caminaba por una playa en Texas que había sido golpeada por el huracán Harvey, cuando halló el cuerpo de un ser extraño, MUY EXTRAÑO. Pero en vez de ir por la teoría alienígena, decidió tomar fotos y recurrir a los expertos.

“OK, biólogos de Twitter, ¿qué diablos es esto? Lo encontré en una playa de Texas City, Texas”

Como puedes sospechar, esa fuente de conocimiento inagotable llamada Twitter, se dio un paseo y más de alguno apoyó la tesis extraterrestre, porque el pánico es divertido. Sin embargo, con el paso de las horas aparecieron algunos científicos (¡uuuuy, sí!) para identificar correctamente a la criatura. Aguafiestas.

Uno de ellos fue Kenneth Tighe, biólogo del Museo Smithsonian de Historia Natural, quien afirmó que se trataba de una anguila-serpiente de colmillos (aplatophis chauliodus). Suena a que él inventó el nombre, pero no. Es verdad. De todos modos, dijo que como no había cola también podía tratarse de dos especies de congrios que suelen encontrarse en las costas texanas, a una profundidad que va entre los 30 y 90 metros.

O sea, todo muy terrestre y mundano.

¿Por qué la anguila-serpiente de colmillos estaba sin ojos e hinchada? Por un proceso llamado descomposición, Watson.

Ahora si con todo esto crees que aún te están ocultando la verdad, el problema no es nuestro.

¿Has encontrado alguna criatura extraña en tu vida? ¿Supiste lo que era?

 

Sobre El Autor

Dígale Licenciado. Quintanormalino, puentealtino, providenciano y cantabridgian.