El 18 está que arde. Seguro ya tuviste tu primera caña y comienzas a alistarte para una nueva salida al campo de batalla, un nuevo desafío lleno de empanadas, asados y terremotos.

Eso es todo, amigos chilenos. Ahora sigan con lo que importa. ¡Feliz 18!