Bryan Cranston es un maestro de la actuación. Quienes lo vieron en sus cinco sublimes temporadas con Breaking Bad saben que el hombre demostró con creces que tiene un talento inagotable en el drama. Lo que no sabíamos, sin embargo, eran algunos episodios de su vida que sirvieron de materia para su tremendo desempeño como Walter White.

En una entrevista para Big Think, a propósito de su libro “A Life in Parts“, Cranston reveló la traumática relación que tuvo con una mujer (a quien llamó Ava) cuando el futuro actor estaba postulando para entrar a la policía. La chica tenía evidentes problemas con las drogas y su personalidad cambiante a menudo la transformaban en un monstruo.

Cranston intentó salir de la relación y terminar con ella, pero la mujer simplemente no quería y empezó a acosarlo. Lo iba a ver al trabajo, lo llamaba por teléfono y le dejaba en el contestador mensajes amenazantes en donde dejaba clara su intención de matarlo o mandarlo a matar. Asustado y hastiado, el actor presionó a la mujer para que dejara de molestarlo y le dijo:

“Tengo todas estas amenazas grabadas. Si continúas con esto, voy a hacerle escuchar estas cintas a tu madre”.

Ahí ardió Roma. La mujer fue a su departamento y le gritó “quiero esas cintas” desde la puerta. Cranston estaba a los pies de su cama, casi en posición fetal. Lo que sigue es el relato asombroso de un hombre que, por un momento, se vio transformado en lo peor:

“Me levanté calmadamente, fui hacia la puerta, saqué el seguro, abrí la puerta. Ella estaba ahí. La agarré por la parte de atrás del pelo, la jalé dentro del departamento, cerré la puerta y la llevé a la habitación. En la habitación había un muro de ladrillos. La tomé por la parte de atrás de la cabeza y azoté su cabeza contra el muro una y otra vez. Me mantuve azotando su cabeza contra el muro de ladrillos hasta que la sangre y la materia gris empezaron a gotear por los ladrillos hacia el piso”.

Cuando Cranston se dio cuenta, despertó. Miró el muro y no había nada. Seguía a los pies de la cama y todo había sido una horrenda visión.

El actor comenta que esa sensación de ira la utilizó en algunos pasajes de la exitosa serie de AMC. Por ejemplo, cuando estaba muy molesto con Mike y lo asesina. Ahí se dio cuenta que incluso la persona más tranquila, bajo ciertas circunstancias, puede transformarse en una persona peligrosa. Como Walter White…

Puedes ver la entrevista con la confesión del actor presionando play acá: