Snif, snif… La séptima temporada de Game of Thrones es historia y ahora habrá que esperar un tortuoso y laaaaargo año hasta el estreno de sus seis capítulos finales.

Pero ya que estamos aquí, hacemos tiempo para nuestro ejercicio semanal y nos metemos en el recap de “The Dragon and The Wolf”, el season finale (E.7 T.7) del show. Obviamente, lo que viene a continuación es un campo minado de spoilers.

TEAM DAENERYS VS TEAM CERSEI

En el Dragon Pit de King’s Landing se vieron las caras por primera vez, Daenerys Targaryen y Cersei Lannister. ¿El plan? Convencer a la última de que los night walkers son reales y que Westeros necesita una tregua para combatir a un enemigo común y más terrorífico. Team Daenerys mostró una criatura y Cersei aceptó la idea solo si Jon Snow se iba a Winterfell, pero Jon, oh, Jon dijo que solo obedecía a una reina y esa era la madre de los dragones.

Todo se fue al carajo por un momento, pero luego de una increíble reunión entre Cersei y Tyrion se aceptó la “tregua”. Como es de suponer, eso sí, la promesa de Cersei es de mentiras, mientras reúne a la Compañía Dorada de Essos, la cual consiste en “20.000 soldados, caballos y elefantes”, para seguir reinando en Westeros. Lo último no convención a Jamie, su hermano y amante, quien finalmente decidió abandonarla.

La secuencia del Dragon Pit también nos dio lindos encuentros como el de Bronn y Tyrion, Brienne y Jamie, y -por supuesto, The Hound con The Mountain, los hermanitos Clegane que, seguramente, tendrá un round épico en la temporada final.

VUELA ALTO LITTLEFINGER

Durante la temporada nos emocionamos con el reencuentro entre Bran, Sansa y Arya Stark, pero rápidamente las relaciones familiares se resquebrajaron debido a la siempre venenosa intervención de Lord Baelish alias Littlefinger (Meñique). O al menos eso nos hicieron pensar. Pero aunque nos hayan hecho creer en cierta enemistad entre Sansa y Arya, también era predecible el desenlace de esta subtrama.

Básicamente, el plan Stark era hacer caer a Littlefinger y finalmente hacerlo pagar por todas las traiciones cometidas en el pasado. Finalmente, Lord Baelish fue sentenciado por Sansa y ejecutado por Arya.

Boy, bye.

Luego Sanda y Arya sellaron la paz con una frase de su padre, Ned Stark:

“Cuando la nieve cae y el los vientos blancos soplan, el lobo solitario muere, pero la manada sobrevive”.

 

JON Y DAENERYS EN MODO INCESTO

La temporada 7 fue majadera en la tensión sexual entre Jon Snow y Daenerys Targaryen, así como en la maldición de esta en torno a que no puede tener hijos. Tanto que…

Hielo y fuego. Imposible que no salgan niños de esa mirada.

¿Lo interesante? Se confirmó la sospecha de todos. En una conversación entre Bran Stark y Sam Tarly se confirmó ciento por ciento que Jon no es el hijo bastardo de Ned Stark, sino que Aegon Targaryen, sobrino de Daenerys y real heredero al Iron Throne.

¿Se casarán? ¿Pelearán por el trono? ¿Por qué Tyrion estaba tan triste al ver cómo consumaban el amor? Tantas preguntas.

LA CAÍDA DEL MURO

Finalmente, la serie dio un adelanto al apocalipsis que se viene. Cabalgando un dragón zombie, El Rey de la Noche destruyó el famoso muro que protege a Westeros. Tormund estaba ahí (esperamos que no haya muerto) como testigo de la hecatombe que hará marchar al Ejército de los Muertos rumbo a Winterfell.

¿Habrá salvación?