Primera advertencia: Este post tiene altos niveles de spoiler.

Segunda: Universidad … No. Insistimos, mucho spoiler

Tercera: Daremos una vuelta, pero al final de este post hay un spoiler gigantesco sobre el episodio 2 de la cuarta temporada de “Game of Thrones”.

Todo quien ve la serie ancla de HBO sabe que el rey Joffrey es una semilla de maldad, de esas que dejan corta cualquier insulto que se les pueda ocurrir. Pendejo mal criado, sádico y caprichoso. A lo largo de la serie, por cierto, hemos visto una nutrida lista de eventos que lo hacen merecedor de ese odio y un par de puñetazos.

Aquí algunos de sus peores momentos:

  • Al comienzo de la serie visita el Norte y Arya Stark lo pasea en una pelea. Sin querer reconocer la derrota ante una mujer, acusa a su lobo y al hijo de un carnicero de las heridas. Joffrey en ese entonces es príncipe y la suerte de los acusados -injustamente- es la muerte.
  • Joffrey es malvado con los Starks, luego de otras exhibiciones, y ya sentado en el trono de rey es quien determina decapitar a Ned Stark, mano derecha del ex rey Baratheon. Fue la primera lección de que no hay que encariñarse con ningún personaje de la serie. El odio hacia Joffrey creció de manera exponencial.
  • Más sufrimiento para los Stark. Sansa, una de las hijas, queda en su corte, a merced. Al principio, ella, quinceañera, estaba enamorada, pero luego de degradación tras degradación (entre ellas hacerla mirar a los ojos de la cabeza decapitada de su padre) termina sumándose a lo que todos sentimos por Joffrey: odio.
  • OK, todos sabemos que Joffrey es hijo de Cersei y Jaime Lannister, quienes son hermanos gemelos. Pero para el mundo él es un Baratheon. Al saber que su papá no biológico tenía una serie de bastardos repartidos, mandó a matarlos a todos para evitar que alguien pudiera disputarle el trono que no lo correspondía por línea sanguínea.
  • El momento más sádico de su comportamiento sexual es en la temporada tres, cuando se “divierte” con prostitutas, a las cuales abusa y luego dispara flechas con su bayoneta. Tierno el niño.
  • Cuando le tocó liderar la batalla contra Stannis Baratheon, hermano del antiguo rey, en vez de comandar se escondió en las faldas de Cersei, su madre.
  • Otra de sus víctimas favoritas es Tyrion Lannister, su tío, el enano, el Lannister bueno. En el último capítulo -el dos de la cuarta temporada, ojo que se acerca el spoiler-, mientras vuelve a reírse de la cabeza de Ned Stark (frente a Sansa), Joffrey obliga a Tyrion a ser su sirviente, después de derramarle vino en la cabeza.

Joffrey es malo, del verbo. No descansa. De hecho, su última fechoría fue durante su casamiento con Margaery Tyrell (episodio llamado “The lion and the rose”). Cuando hablamos de última es porque… SPOILER…

Joffrey2

… Joffrey finalmente pagó por sus pecados, envenenado. Muerto, muerto, muerto.

¿Quién fue? Los dedos acusan a Tyrion, quien le servía vino. Pero es muy probable que no sea el culpable. De hecho la lista de sospechosos es muy, pero muy larga

Sea como sea, ¿Westeros será un mejor reino sin su maldad?