No sabemos por qué, pero nos gustan las historias de amor complicadas. O raras, si se quiere. Aquellas que no parten con el camino llano o destinadas al éxito, aquellas donde los protagonistas son dos perfectos desconocidos, diferentes, extraños hasta cierto punto, desencajados, viviendo engañados o con la conciencia plena de que a su existencia le urge encontrar fondo donde hacer pie.

Nos encantan esos relatos que están lejos de los cuentos de hadas, esos que de tan imposibles resultan una epopeya. Esas adorables reediciones de la dualidad nerd/chica-popular-de-la-escuela, hombre-raro/mujer-bonita, la bella y el geek.

Love tiene algo de eso. O mucho de eso. La nueva serie original de Netflix lanzada este 19 de febrero es la mezcla perfecta que buscaban nuestros ingenuos corazones. En clave de comedia, Love busca adentrarse en el encuentro entre dos mundos: El de Mickey (la guapa Gillian Jacobs) y el de Gus (Paul Rust), ambos a punto de volver a conocer la soledad.

  • Mickey es una una bella productora de radio con una relación al borde de la destrucción con su novio cocainómano y muy apegado a la madre. Accede al sexo del tipo “ok-con-tal-de-que-me-dejes-de-molestar” y al “todo-sea-para-evitar-que-me-echen”, pero es evidente el vacío que siente. Y ni las pastillas le ayudan…
  • Gus es un “tutor en el set”, que no es ni más ni menos que un profesor particular que debe enseñarle a niños-estrella de un estudio de cine. Tiene un aire a John Lennon, un tono de voz como John Lennon, una nariz como John Lennon, pero está bastante lejos de tener una Yoko que lo apañe a su lado… El pobre solo tiene a Natalie.

En ese camino inevitable se encuentran. Se ayudan. Se apoyan. Y son dos jornadas espectaculares juntos que terminan con el teléfono de uno en el del otro y el extraño entusiasmo que te deja haber conocido a una mujer “espectacular” para sacar el clavo de una más bien mediocre.

love_03

La primera temporada de la serie está completa, con sus 10 capítulos disponibles en Netflix para tu goce más absoluto. Los diálogos son graciosos, las situaciones un poco extremas, los personajes bastante un poco arquetípicos. Pero que no te engañe el hecho de que sea una comedia. Aunque tenga cercanía con otras “sitcoms” gringas, acá las risas no vienen pre-grabadas y, más que una carcajada, algunas situaciones te darán más ganas de recibir un abrazo que de reírte.

¿Más argumentos para verla? El show fue creado por Paul Rust (protagonista) y Judd Apatow, director y productor de grandes comedias como “Virgen a los 40”, “Casi embarazada”. Y está comprometida una segunda temporada de 12 capítulos para el 2017.

love_02