Además de ser una gran actriz, Drew Barrymore tiene una genética excepcional. Su cara de niña y su actitud juguetona en la pantalla le permitió estirar bastante el elástico y hasta hace poco aún encarnaba a la bella y divertida protagonista de alguna comedia romántica.

Pero los años pasaron y ya no es la chica que le arregla que co-protagoniza películas de Adam Sandler. Más madura pero con la misma cara de niña, Drew es ahora la bella mamá zombie de “Santa Clarita Diet”, la nueva serie original de Netflix.

Barrymore se luce como Sheila Hammond, la ex líder de las porristas devenida en madre responsable y agente inmobiliaria. Junto a su adorable esposo Joel (Timothy Olyphant) viven en un apacible barrio burgués de California y son la pareja perfecta cuando llega el momento de vender alguna de las lindas casas del sector.

Como suele pasar, la vida (o la muerte) lo pillan a uno desprevenido y la tranquila/casi-aburrida vida de los Hammond cambia radicalmente. Tras un extraño episodio estomacal, Sheila empieza a cambiar. Le empieza a gustar la carne cruda, está llena de energía (a pesar de que ya no se escucha el pulso) y ya no rehuye una propuesta de un buen sexo mañanero. Los Hammond descubrirán que este cambio tendrá un costo familiar alto… Y por supuesto, estarán siempre en la mira de un vecino policía que no conoce la palabra discreción.

“Santa Clarita Diet” es una apuesta entretenida y jugada. Quizás la mejor forma de definirla es que se trata de una “comedia gore”, una mezcla entre la serie “Dexter” y cualquiera de las comedias románticas en que trabajó Drew (“Letra y música” o “50 primeras citas“). Tiene una extraña mezcla entre sangre y humor que la transforman en un pasatiempo divertido para quienes admiran el talento de Drew Barrymore y que no tienen problemas en verla devorando con fruición un trozo de carne humana.

Para no arruinarte las sorpresas, no diremos más. Pero te dejaremos con el trailer oficial de la serie.