El 21 de julio pasado, Netflix lanzó la primera temporada de Ozark, una más de sus series originales. Otra más de sus apuestas destinadas a generar más y más suscriptores, y mantener girando el negocio del streaming.

Hay que decirlo con todas sus letras: tremenda serie. Una obra maestra el género negro y criminal, en donde el destino de una familia está en manos del segundo cartel de droga más grande de México y de las habilidades que Marty Byrde (Jason Bateman) posee para mantener contentos a los narcos.

Byrde no la tiene fácil. Su esposa Wendy (Laura Linney) lo engaña y sus hijos Charlotte (Sofia Hublitz) y Jonah (Skylar Gaertner) no tienen idea de dónde proviene el bienestar económico de la familia. Para colmo, su socio bocón y fantoche de nombre Bruce (Josh Randall) anda en muy malos pasos, poniendo en riesgo a todo el mundo con sus decisiones.

Ozark, la “Riviera Red Neck“, resulta ser el único camino que tiene este hombre de negocios de Chicago para salvarse de terminar dentro de un barril de ácido con un balazo en la cabeza. Así que no les queda más que vender todo, echar su vida arriba del auto y tratar de lograr lavar ocho millones de dólares en solo tres meses.

La serie es totalmente adictiva. Te mantiene en el borde del sillón y es capaz de hacerte creer, por unos minutos, que la vida del personaje principal pende de un hilo (aunque en tu interior te convences de que eso es imposible). Para peor, la llegada de esta familia a Ozark remueve todo el ambiente y despierta la ambición de algunos y la molestia de otros.

Ni hablar de las actuaciones. Jason Bateman es total. Es de esos actores que no necesita nada más que plantarse en una escena y hacer su trabajo para dejar la grande. El tipo va del humor (“Arrested Development”, por ejemplo) al drama con un dominio increíble de los tiempos y pausas, las tonalidades de voz, aprovechando esa cara de niño bueno que la naturaleza le regaló. Además, dirige varios capítulos y es productor ejecutivo en la serie

Si bien la actuación de Laura Linney como la esposa es destacable, la de Esai Morales (Del) como ayudante de la mafia tiene un gran nivel. Al mismo tiempo, no hay ningún personaje con un sentido más dramático que Ruth (Julia Garner), una chica del lugar con muy malas costumbres que va a poner en verdaderos problemas a Marty, antes de transformarse en un ángel de la guarda.

Netflix puso online todos los capítulos de la serie, por lo que puedes disfrutarlos como gustes: uno por día o en una verdadera maratón. Lamentablemente, es muy prematuro para saber cuándo llegará a nuestras pantallas la segunda temporada. El final de la primera deja todo listo para que Bateman y compañía vuelvan a deleitarnos con una serie entretenida que mezcla suspenso y algo de humor negro.