Fue un mazazo en la cabeza. No había terminado de ver la segunda temporada de Sense8 cuando los ejecutivos de Netflix anunciaron que la serie se cancelaba. Que no había vuelta atrás.

Ver cada episodio, de ahí adelante, fue como un noviazgo de verano: hermoso, pero siempre viviendo a la sombra del fin definitivo e inevitable.

Las razones que tuvo la empresa de streaming solo se conocieron varios días después: la serie de Lana Wachowski no tenía la audiencia esperada y cada capítulo costaba 9 millones de dólares. Saquen sus conclusiones, chicos de una sociedad occidental dominada por el negocio.

Pero… hay una buena noticia. La misma hermana Wachoswski que lideró el proyecto acaba de publicar una sentida carta en donde afirma que Sense8 volverá en 2018.

Será solo en un episodio de dos horas para cerrar aquellas cosas que quedaron pendientes en la espectacular segunda temporada. Una especie de último beso.

Al parecer, todas las campañas, las cartas, los pataleos y reclamos de los fans sensibilizaron a los ejecutivos de Netflix (que aman la serie, según indica Lana en la misma carta). Por eso accedieron a darle un final justo, a la altura de la serie.

O sea, podremos saber qué pasó con Wolfgang y podremos decirle adiós a Capheus, Sun, Kala, Riley, Nomi, Lito y Will.

Y tal como dice Lana…

Después de eso… si esta experiencia me enseñó algo, es que tu NUNCA sabes (lo que va a pasar).

Honestamente, soy de los que prefiere pensar que este noviazgo de verano se va a prolongar. ¿Qué creen ustedes?

Acá te dejamos con la carta de Lana publicada en Facebook.