¿Amante del papel couché? ¿Sientes que el papel tiene un qué-se-yo? Atento, romántico empedernido,empieza a comprar los últimos números de la revista Penthouse porque ya no se volverán a imprimir.

Después de 51 años de estar en los kioscos, en nuestras manos y corazones, debajo de nuestra cama, en una caja de zapatos arriba en el clóset, la revista Penthouse dejará de imprimirse en papel para enfocarse netamente en su edición digital.

FriendFinder, actual propietaria de la revista, se aburrió de competir con la inmensa cantidad de porno gratis que llevaron su negocio al agujero, a uno del que no pueden salir desde el 2008, el último año en que generaron ganancias, y que los llevó a una sonora bancarrota en el 2013.

Atrás quedaron los años de gloria, esos en donde la revista fundada por Bob Guccione publicó sin autorización las fotos desnuda de Vanessa Williams y vendió 5,3 millones de ejemplares. Hoy el contexto ha cambiado demasiado y varios productores de porno, incluido Playboy, han tenido que arreglárselas buscando nuevos modelos de negocio.

En la declaración de la empresa, el CEO de FriendFinder, Jonathan Buckheit, indicó que “esta movida va a mantener a Penthouse competitiva en el futuro” y que estar será “una nueva manera para sus lectores de experimentar la mejor revista del mundo para adultos”.

El futuro en este caso es muy impredecible y, aunque detallaron que sería un proceso paulatino de migrar a la digitalización, creemos que es bueno que partas a tu kiosco a llevarte la edición de enero 2016 o que mires atentamente la imagen que aquí aparece, ya que podría ser la última:

penthouse