Una de las primeras técnicas utilizadas por el porno para tratar de extender el efímero clímax sexual fue la cámara lenta. A veces, con repetición instantánea incluida. Con el avance del tiempo, y el desarrollo de nuevas tecnologías y formatos, el abanico se abrió. Uno de los elementos más destacados en este intento de prolongar el orgasmos es el GIF, ese archivo que repite eternamente un período fugaz de tiempo. Su flexibilidad, por cierto, no lo limitó necesariamente al momento de la eyaculación.

El GIF y el porno tienen un lindo romance. De él nació por ejemplo el éxito de los Tumblr calentones y el nuevo engendro de la World Wide Web: Pinsex, el Pinterest del sexo.

¿De qué se trata? Este video es ilustrativo.

Si aún no lo agarras, Pinsex es una suerte de red social en la que puedes postear, compartir y comentar tu porno favorito, convirtiéndolo en una experiencia comunitaria. El GIF brilla en el sitio, pero también puedes destacar fotografías y videos. Hacer tu propia cuenta o seguir a algún [email protected], te permite además organizar el contenido sin tener que favoritearlo en la barra de dirección de tu navegador.

Pinsex también está diseñado a través de categorías destinadas a filtrar tus preferencias. Dichas categorías, por cierto, coinciden con las que usa el porno. O sea, puedes tener tu tablero con milfs, grandes pechos, pelirrojas, hentai o gay. Lo que sea, según tu preferencia.

¿Te gustó?