Adiós “Breaking Bad”. Snif. Hola “The Blacklist”.

A todos los huérfanos y a todas las viudas de Walter White: dejen el pañuelo a un lado, el luto se acabó, es suficiente. Es hora de dar vuelta la página, continuar su vidas y quizás darle una oportunidad a “The Blacklist”, la nueva serie de NBC, protagonizada por un enorme James Spader.

¿Por qué debes verla?

Ciertamente es pronto para catalogar la historia, sin embargo, sus dos primeros capítulos pintan un futuro prometedor, el cual ha sido acompañado con audiencias que superan los 12 millones de espectadores, en Estados Unidos.

“The Blacklist”, además, a medida que va desplegando su enigmas, muestra un ritmo trepidante, vertiginoso y con una pasión excesiva por los giros de tuerca, lo que no es necesariamente dañino. Spader es Raymond Red Reddington, uno de los criminales más buscados por el FBI en los últimos 20 años. Por alguna razón, este decide entregarse. Y esa razón es la joven agente Elizabeth Keen (la guapa Megan Boone), con quien parece tener un pasado en común y del cual sólo él parece estar al tanto. ¿Es su padre? “No lo creo, sería muy fácil”, descartó el propio Spader, ante algunas tempranas teorías de los fanáticos. Pero Keen no es lo único que quiere. Red también pide inmunidad por sus crímenes y a cambio ofrece trabajar junto al FBI para atrapar a los 20 criminales más peligrosos del planeta. Su lista negra.

El FBI accede y Reddington exige otra condición: tener a Keen de manera dedicada a la búsqueda de estos supercriminales.

Keen, por su parte, vive días tormentosos en lo personal. Su esposo está en coma, luego de ser atacado por alguien a quien todavía no conocemos y por razones que por ahora aún no descubrimos. ¿Estará involucrado Reddington en todo esto? Esa es otra pregunta que mantiene los signos de interrogación.

Con todos estos misterios por resolver, algunos guiños al “Silencio de los inocentes” y el ya mencionado gran trabajo de Spader (que ya viene de momentos altos en “Boston Legal” y “The Office”), “The Blacklist” comienza a posicionarse como una serie que hay que seguir sí o sí y que podría dar que hablar por algún tiempo.

Mira acá el trailer y cuéntanos si te animas a verla: