Si le preguntas a la gente en la calle si está a favor de la igualdad de oportunidades y condiciones entre el hombre y la mujer, probablemente el 99,9% de las personas respondan afirmativamente.

Sin embargo, un alto porcentaje de esas personas encuestadas probablemente llegarían a su escritorio y preferirían seleccionar a un hombre como futuro empleado. O, ante dos profesionales con igual calificación, ofrecerán un sueldo considerablemente inferior a la mujer.

La discriminación laboral que perjudica a las mujeres es una realidad mundial y la división estadounidense de Audi quiso aportar en este deseo de allanar y nivelar la cancha.

Para ello lanzaron un espectacular spot en donde tocan el punto débil de muchos de nosotros: Nuestras hijas. Y lo hace planteando el problema de una manera dolorosa para cualquier papá: ¿Debo decirle que a pesar de sus habilidades e inteligencia va a ganar menos que cualquier hombre que ella conozca?