Ayer hubo una noticia enorme para internet, la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC) decidió blindar la neutralidad de la red. Básicamente es liberté, egalité e interné para todos, sin privilegios especiales para nadie y pese al berrinche de compañías que buscaban cobrar más por velocidad y acceso premium a sitios específicos del ciberespacio. O sea, querían crear usuarios de primera y segunda clase, dependiendo del poder de tu billetera, y se quedaron con las ganas. ¡Yeah!

Decíamos, enorme. Pero internet es internet y siempre es mejor hablar de otras cosas. Por ejemplo de EL VESTIDO (#TheDress). Específicamente del color del vestido. ¿Blanco y dorado?

thedress

La imagen fue posteada en este tumblr con el siguiente mensaje:

“Ayúdenme, ¿este vestido es blanco y dorado o azul y negro? Mis amigos y yo no nos podemos poner de acuerdo y estamos volviéndonos locos”

Luego vinieron dudas existenciales sobre qué es realidad la visión, de que si no es blanco y dorado, toda la vida es una mentira, la viralización a través de canales informales y finalmente las grandes avenidas. CNN, Washington Post, XY y otros famosos como individuos están con las patas arriba tratando de adivinar/explicar el fenómeno.

Al principio no queríamos participar de esta locura, porque hay cosas más importantes. Pero al final vuestro click es nuestro sueldo y nos subimos a la micro. Ah, y también porque el vestido es realmente azul y negro.

¡Quéeeeee! La tienda Roman Originals es la que diseña el vestido y confirmó el color real de #TheDress.

Es cierto, quizás uno podría sospechar gato encerrado, que todo es una maniobra de márketing, pero también anda dando vueltas el testimonio de una testigo directa: Caitlin McNeill. La escocesa de 21 años contó a Business Insider (un medio serio) que el vestido lo usó la mamá de una amiga que se casó. Que cuando mandó la foto para ver qué opinaba la gente hubo varias dudas, luego lo vieron en el matrimonio y todo fue un gran “WTF” o “CTM”. La foto circuló en sus cuentas de Facebook y finalmente Caitlin llevó la discusión al tumblr que linkeamos más arriba y que pertenece a Sarah Weichel, una mujer que maneja talentos de YouTube, pero que nada tenía que ver con McNeill.

Ahora, ¿por qué se ve blanco y dorado? Todo tiene que ver con contextos y cuán acostumbrada está nuestra vista a ver las cosas bajo condiciones de día. “Lo que está pasando aquí es que, cuando nuestro sistema visual mira a esta cosa, intenta rebajar el sesgo cromático producido por la luz del sol”, explicó el neurocientífico Bevil Conway a Wired, en una nota que vale la pena leer (en inglés).

La respuesta, entonces, y aunque sea difícil de creer es que el vestido es de color azul y negro.