La cercanía del estreno mundial del Episodio VII de Star Wars tiene a todo el mundo vuelto loco. A pesar de que Disney ha ido lanzando trailers y avances de todo tipo, resulta difícil calmar la ansiedad previa a la llegada de “El despertar de la Fuerza”. Dicha ansiedad te hace pensar demás, dormir poco, darte vueltas en la cama y hacerte preguntas muy importantes o extremadamente irrelevantes.

La revista Wired fue en busca de respuestas a una de esas interrogantes (juzgue usted la importancia o no) que muchos fanáticos de la saga de George Lucas tienen, se han hecho o se están haciendo en este momento: ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de los androides que aparecen en las películas? O mejor aún: Si NASA tuviera que elegir entre C-3P0, R2-D2 y BB-8 para llevar uno al espacio… ¿A cuál elegiría?

Brett Kennedy, especialista en robots del Jet Propulsion Lab de la agencia espacial estadounidense se puso del otro lado de la cámara y analizó a los androides de la saga. Los resultados de su análisis fueron publicados en un video en inglés, pero te comentamos sus conclusiones.

kennedy_nasa

BB-8: se ve cool, pero presenta problemas de diseño. Si es un robot con una sola “rueda” (su propio cuerpo), tendría que tener mayor altura por si se atasca con un objeto. Al verlo rodar sobre los parajes de la película, Kennedy afirmó que se veía muy bien rodando por superficies planas, como si fuera un balón de fútbol, pero sentenció:” ¿cuántas superficies planas crees que va a haber (en el espacio) para rodar una pelota de fútbol?”

R2-D2: Kennedy afirmó que están en condiciones de construir un robot-ingeniero así actualmente, que haga todas las cosas que el androide hace en la película en modalidades mixtas (automáticamente y manejado por humanos).

C-3PO: El profesional alabó las capacidades del androide y dijo era como una mezcla entre lo que pueden hacer los robots humanoides de NASA y lo que pueden hacer los smartphones actualmente. Indicó que en NASA ya tienen androides que pueden superar las capacidades del verborreico personaje, aunque aún no pueden lograr imitar algunos de sus movimientos como la movilidad de su espina dorsal.

O sea, en este match entre los tres robots, el que más se ajusta a las características y capacidades actuales de los productos robóticos desarrollados por NASA es el gran androide de protocolo C-3PO, que maneja seis millones de formas de comunicación.

Esta es la entrevista de Wired con el experto: