Digámoslo así. Sería muy fácil tratar de loco a Uli Emanuele. Lo digo yo, que soy incapaz de subirme a una montaña rusa sin encomendarme a todos los santos (a pesar de ser ateo). A veces lo más difícil es reconocer que hay maestros que están dispuestos a desafiarlo todo por lograr un objetivo, incluso aunque la muerte está ahí, a la vuelta de una esquina o detrás de una gran roca, esperando que se equivoquen. Eso tiene un tremendo valor.

Uli es un tipo de 29 años que se especializa en salto base y se pasó tres años preparando el salto más desafiante de su carrera, uno destinado a transformarse en record mundial: atravesar un estrecho agujero de 2,7 metros que está en el medio de una roca en Lauterbrunnen, Suiza.

Emanuele comentó que cuando encontró este agujero no estaba preparado para intentar volar a través de él con un traje con alas. Tuvo que entrenar duramente durante esos tres años para intentar la prueba de volar a través de esa cueva. Lo logró. “Pasé a través de él cuatro veces. Es el hoyo más pequeño por el que alguien haya volado”, señaló.

Emanuele se puso una GoPro en la cabeza y se lanzó en Septiembre de 2014. Sin embargo, este vuelo recién fue dado a conocer. Quizás la gente de GoPro aún se ponía nerviosa al verlo.

Aférrate a la silla… lo vas a necesitar.

Sobre El Autor

Periodista, romántico empedernido, sufridor confeso. Su vida es una película, una comedia romántica con toques dramáticos, pero comedia al fin y al cabo. Cree en Dios para los partidos de la Selección o cuando no puede olvidar a una fémina. Ama el tango y el Glam-Rock, pero no odia el reggaetón. No le gusta como sale en las fotos.