Fue la noticia del día. Muchos no lo podían creer, unos cuantos nos arrepentimos se arrepintieron de no haber asistido al último concierto de la banda en sus respectivos países y de seguro se derramaron largos ríos de lágrimas al ver desaparecer a Dave Grohl del escenario.

Foo Fighters se separaba.

Una de las bandas más populares del mundo occidental dejaba de trabajar en conjunto con un políticamente correcto discurso de una “pausa indefinida”, con el baterista Taylor Hawkins diciendo que “el mundo necesita descansar nosotros”. La noticia se reprodujo en todos los medios de comunicación del mundo que lograron salir con la información en sus páginas. Si hasta la Wikipedia alcanzó a ser modificada para oficializar el “hiato” de la banda:

foowiki

¿Tenía agua la piscina del rumor? Probablemente no, pero cuando se trata de mirar bajo del líquido vital todo puede servir de argumento. La presentación en solitario de Grohl en la presentación de los Oscars 2016 podía ser interpretada como la guinda de la deliciosa torta del quiebre.

Todo era mentira. En realidad, lo único cierto de los rumores de separación era eso… que eran rumores. Y la banda se encargó de echar por tierra todas las suposiciones con un hilarante video, un falso documental publicado en su canal de Youtube, que contiene todos los argumentos para secarse las lágrimas y alegrarse de que todo era mentira.

En el video aparece el siempre histriónico Grohl con actitudes de estrella del rock, lentes a lo Jeff Lynn, conversando con Butch Big (el productor de “Nevermind”) sobre sus ansias de comenzar un nuevo camino y de lo agradable que había sido estar en los premios Oscar solo. Big no hace más que alabarlo e incitarlo a tomar un camino distinto, alejado del resto de los integrantes, y de indicarle que la música electrónica era la ruta que debía tomar en estos días. Y lo mejor: que para seguir adelante necesitaba solo presionar un botón, usar solo un dedo.

big-grohl

Por supuesto, los demás integrantes se dan un festín hablando mal de Grohl y están convencidos de que Foo Fighters debe seguir, pero con otro vocalista. Y se reúnen a buscar alternativas. Suenan Chris Cornell, Phil Collins, Prince y hasta Justin Bieber como posibilidades. Hasta que Nick Lachey, ex-integrante de la banda de chicos 98 Degrees, aparece como opción y con sus “Oh baby” y sus “Uh yeah” canta su versión de “Everlong”. Luego, un cartel que dice algo como “Por millonésima vez, no nos estamos separando. Y nadie va a seguir solo”.

ff-video

Notable.

El video completo puedes verlo aquí: