Steve Ramsden es un cineasta londinense que tuvo una brillante idea. Tomó un clásico del cine de suspenso, como lo es “El Resplandor” de Stanley Kubrick, y lo metió a una licuadora junto a la última gracia de Wes Anderson, “The Grand Budapest Hotel”.

El resultado de este batido cinéfilo, llamado “The Grand Overlook Hotel”, es espléndido, aún cuando el viejo Wes Anderson me tiene un poco podrido. El tipo tiene calidad, no me malinterpreten, pero su estética, su simetría en las tomas ya empiezan a sonar como canción de Coldplay: todas son iguales.

Pero en fin, no vinimos a pelar a Wes, menos cuando el combo creado por Steve Ramsden le da una nueva e interesante perspectiva a la vida de Jack Torrance (Jack Nicholson).

¿Mucho cacareo? Es hora de poner play: