Yves Rossy siempre quiso volar. Desde pequeño se fijó la meta de cumplir la eterna fantasía humana y lo logró con creces. Fue piloto de los tristemente célebres Hawker Hunter, del veloz Mirage para la Fuerza Aérea Suiza y trabajó como piloto de aviones comerciales Boeing para Swiss International. Pero parece que no era suficiente.

Cuando tenía 30 años, descubrió el skydiving, pero lo encontró decepcionante. No era volar, sino que simplemente caer. Así se pasó 20 años diseñando, perfeccionando y volando un aparato que le permitiera volar por sí mismo y creó hasta 15 versiones de su jetpack. Y todo el trabajo hecho por Jetman -así le llaman- valió la pena. Sobre todo, luego de ver las fotos y el video que grabó junto a Vince Reffet, su protegido, sobre Dubai.

Rossy (50 años) y Reffet (30 años) volaron con sus jetpacks a una velocidad promedio de más de 200 km/h. Grabaron toda su aventura en ultra alta resolución, volando en medio de los rascacielos en esas naves de fibra de carbón, con alas de seis pies y motores JetCat P200.

Las acrobacias que ambos realizan generan esa adictiva mezcla de miedo y admiración. El paisaje de la ciudad se pinta con rayas blancas y al verlos en movimiento es imposible no recordar las escenas de TopGun. La diferencia, lo que lo hace aún más adictivo, es saber que nada se interpone entre el hombre y el cielo.

Después de ver el video, no olvides pasearte por el fanpage de esta experiencia.