Entre agosto y octubre de 2014, el inescrupuloso-pero-divertido abogado Saul Goodman volverá a la pantalla. El carismático personaje interpretado por Bob Odenkirk tendrá su propia serie en la que podrían aparecer Walter White y Jesse Pinkman, según afirmó Vince Gilligan, el creador de Breaking Bad.

Motivado por el éxito arrollador de la serie de AMC, pero particularmente por su cariño por el personaje de Goodman, Gilligan comentó a The Hollywood Reporter que se decidieron a hacer un spin-off de Breaking Bad cuyos capítulos durarían una hora, aunque originalmente el proyecto había sido concebido como una comedia de 30 minutos.

“Nuestros dos chicos tenían un drama de una hora. Así que pensé, ¿Por qué no hacer Saul de la misma manera?” señaló y confirmó que “Better Call Saul” será rodada en Albuquerque con la mayor parte del equipo que sea posible.

“Personalmente, me cuesta trabajo resistir la tentación de poner a los chicos en un cameo o dos de vez en cuando” afirmó el guionista y director cuando le preguntaron cuáles personajes de la serie original podrían aparecer acompañando al abogado, con lo que confirmó sus intenciones de incorporar tanto a Walter White (Bryan Cranston) como a Jesse Pinkman (Aaron Paul).

La serie sería una precuela de Breaking Bad, lo que significa que serán los hechos anteriores a que Saul Goodman conociera a Walter y a Jesse.