Hoy es el Día Internacional del Hombre.

Quizás te sorprenda, porque nadie te dejó un chocolate en el escritorio del trabajo, ni se abalanzaron tu esposa y tu hija a saludarte en la mañana, ni te extendieron una alfombra roja a la salida de la micro.

Este 19 de noviembre es tu día, macho. Una celebración que se instauró en 1999 en Trinidad y Tobago y que se ha extendido por el resto del mundo.

Pero que sea el Día del Hombre no significa que debas tirarte en la cama o sofá y ser ser tratado como rey. Al contrario: la razón de ser de esta conmemoración es que nos comprometamos con seis simples pero importantes tareas

  • Promover modelos masculinos positivos
  • Celebrar las contribuciones positivas de los hombres a la sociedad
  • Centrarse en la salud y el bienestar social, emocional, físico y espiritual
  • Mostrar la discriminación contra los hombres
  • Mejorar las relaciones de género y promover la igualdad
  • Crear un mundo más seguro y mejor

La idea es que, si no lo hiciste antes, comiences hoy. Tienes todo el día y toda la vida por delante para ser un ejemplo y hacerte llamar, con toda propiedad, un verdadero hombre.