Sí, sí, sí. Criticar a Estados Unidos es un deporte en varios países del mundo y muchos de los puntos que se hacen tienen razón. Es fácil y también lo practique en momentos de mi vida. Sin embargo, las vueltas de la vida me tienen por estos lados y aquí, in situ, uno ve que no todo es tan terrible y que incluso hay un par de argumentos que convierte a esta en una bella y única nación.

Aprovechando que es 4 de julio, el Día de la Independencia, nos lanzamos con 5 cosas que hacen grande a los Estados Unidos de América:

Comida/Alcohol

El estereotipo es cierto: a los gringos les encantan las hamburguesas. Hay de todos tipos, tamaños y sabores. Sin embargo, pensar que es lo único disponible en los menús es totalmente ridículo. Sopa de almejas, costillas, alitas de pollo, jambalaya, macarrones con queso, langosta… La comida estadounidense es sólida y, por si fuera poco, echa a mano a la influencia de sus millones de inmigrantes: mexicanos, indios, brasileños, italianos, chinos, tailandeses. Piensa en cualquier país y probablemente encontrarás un restaurant que rinde tributo a su gastronomía. Guiño aparte para su amplia variedad de delivery.

A veces la cantidad puede ser obscena, pero siempre hay opciones: vegetarianos, veganos, libre de gluten, etcétera.

La variedad se hace extensiva a su disponibilidad de alcohol. Vinos de todo el mundo, vodkas, diferentes tipos de whisky/whiskey, ron, tequila… y, por supuesto, millones y millones de litros cúbicos de cervezas, entre las que destaca su amplia oferta de fermentación artesanal. Un verdadero paraíso para los cheleros.

hamburger-1281855_1920

Entretención

La industria cultural estadounidense es una máquina con tentáculos gigantescos y que, es cierto, pareciera buscar el establecimiento de cánones unidimensionales para todo el mundo. Ejemplo máximo de ese poder es Hollywood en el cine. Pero la misma reflexión también podría utilizarse para las series de TV, la música, Broadway, el standup comedy… y hasta en el porno. El consumo de sus productos es masivo y se reproduce a través de la publicidad y el márketing.

Toda expresión cultural es exprimida hasta su última gota. Puede ser cansador, pero a estas alturas nadie duda de que es un gran nido de entretención.

Pero de manera paralela, también hay lugar para los creadores independientes. Cineastas que no quieren vender palomitas, bandas que circulan por bares, teatro experimental y usuarios que usan YouTube/Redes Sociales para hacerse un nombre generan un ecosistema en ebullición, donde el único problema es qué elegir.

hollywood-573444_1920

Deportes

De los dos puntos anteriores es claro que en Estados Unidos saben de entretención y saben lo que es vender. De ese influjo no escapan los deportes. Más allá de lo aburrido que uno crea que es un partido de golf, béisbol o fútbol americano, la experiencia en los estadios es de primer nivel, al igual que el seguimiento en TV.

En la cancha (sea NBA, NFL, NHL, MLB o incluso la MLS) se vende comida y cerveza, mientras que los equipos locales siempre tienen algo para entretener a la masa en los tiempos muertos. Incluso a nivel universitario. Cheerleaders, shows artísticos, concursos y un largo etcétera. Uno va a un partido de los Red Sox y los Yankees en Fenway y sale cantando “Sweet Caroline” a todo pulmón.

En cuanto a la TV, es cierto, hay que aguantar toneladas de publicidad, pero al mismo tiempo hay chiches tecnológicos y cantidades orates de estadísticas que lo transforman en un vicio. La gran parte de los partidos son transmitidos por el cable, pero las finales siempre van por televisión abierta.

football-560467_1920

Paisajes

Oh, America the Beautiful. Para ojos extranjeros, Estados Unidos suele ser identificado con el progreso de sus grandes ciudades. Nueva York como urbe estelar. También hay un poco de Los Angeles, Miami, Las Vegas o Chicago en la fotografía. Sin embargo, el país también es un tesoro para quienes aman los paisajes naturales.

Paseos por Alaska, la belleza del otoño en New England, las Rocky Mountains, el portentoso Cañón de Colorado. Parajes en todo tipo de geografía o clima. Potenciado por el excelente cuidado estatal de los parques nacionales, entre los que destacan Yellowstone y Yosemite.

usa-1183579_1920

Diversidad

En cada uno de los puntos anteriores, esto ha sido tocado de manera tangente. Sin embargo, decidimos instalarlo como categoría propia. Una de las más grandes virtudes de Estados Unidos es la diversidad. Y no solo se resume a la gran cantidad de opciones de comida disponible. En el país viven inmigrantes de todo el mundo, dando un crisol único en cuanto a cultura.

Al componente étnico se suma la también la diversidad sexual. Estados Unidos es un país libre para amar a quien quieras sin importar su género. Ni hablar de la libertad de expresión.

Claro, no todo es perfecto. Todavía queda mucho por mejorar, pero lo que ya existe no está nada mal.

rainbow-flag-1192230_1280